El PNV moviliza a sus principales cargos institucionales en la cadena soberanista

Ortuzar, en la cadena humana que Gure Esku Dago organizó en 2014. /IGNACIO PÉREZ
Ortuzar, en la cadena humana que Gure Esku Dago organizó en 2014. / IGNACIO PÉREZ

Los tres diputados generales, los alcaldes de las capitales, Ortuzar y los líderes territoriales participarán en la manifestación de mañana por el derecho a decidir

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

El PNV, posibilista y pragmático como ha demostrado con su apoyo a la moción de censura de Sánchez apenas una semana después de aprobar los Presupuestos de Rajoy, no está dispuesto a descuidar el flanco más soberanista de su electorado. La estrategia pasa por ensanchar al máximo su base electoral y expandirse desde el centro en todas las direcciones pero sin que el vaso se desborde. En esa clave ha de leerse la decisión de Sabin Etxea de volcarse en la cadena humana que Gure Esku Dago (GED) ha convocado para mañana -201,9 kilómetros de recorrido entre San Sebastián y Vitoria, pasando por Bilbao-, en la que los organizadores esperan reunir a más de 100.000 personas entrelazando sus manos a favor del derecho a decidir.

Y ahí estará el PNV, y no de cualquier manera. El partido, que se ha implicado para favorecer la participación masiva de sus bases en el acto pero no en la logística, ha decidido echar el resto para respaldar la movilización, convencido, según subraya el burukide Koldo Mediavilla, de la pertinencia de apoyar un movimiento «reivindicativo de un derecho democrático básico». Los jeltzales prevén que sus militantes de base y cuadros locales acudan en gran número, pero además enviarán a sus principales cargos internos e institucionales, lo que maximizará la visibilidad del partido.

Los tres diputados generales (Unai Rementeria, Markel Olano y Ramiro González) y los alcaldes de las capitales vascas (el bilbaíno Juan María Aburto, el donostiarra Eneko Goia y el vitoriano Gorka Urtaran), todos del PNV, se repartirán por los distintos puntos kilométricos, según confirmaron ayer a este periódico fuentes del EBB. Además, los regidores jeltzales de muchos municipios importantes y miembros de los grupos junteros secundarán igualmente la cadena soberanista y lo mismo hará la presidenta del Parlamento, Bakartxo Tejeria, que se situará al final de la cadena, justo frente a la Cámara. El respaldo institucional del PNV a las iniciativas de GED no es nuevo y, de hecho, levantó una considerable polvareda cuando los máximos responsables forales y los alcaldes, que gobiernan en coalición con el PSE, participaron en septiembre pasado en la manifestación organizada en Bilbao por la plataforma en apoyo del referéndum catalán del 1-0.

Mañana, como entonces, los diputados generales y los alcaldes estarán acompañados por la plana mayor del partido. Está confirmada la participación de su presidente, Andoni Ortuzar, que ha secundado todas las movilizaciones organizadas por la plataforma pro derecho a decidir, desde la primera cadena humana, organizada en 2014, que logró reunir a 150.000 personas. El líder jeltzale estuvo en aquella iniciativa, plenamente exitosa, y en otras que no lo han sido tanto como los actos convocados por GED en los principales estadios de fútbol de Euskadi. A Ortuzar le acompañarán los presidentes de las ejecutivas territoriales del PNV en la comunidad autónoma -Itxaso Atutxa, Joseba Egibar y José Antonio Suso- y otros burukides de la ejecutiva. No irá, en cambio, ningún miembro del Gobierno de Iñigo Urkullu, que a la misma hora recibirá a un grupo de refugiados sirios en Loiola.

Un nuevo ciclo

La iniciativa, preparada desde hace meses, paradójicamente se celebrará cuando la 'vía catalana' en la que se inspira empieza a hacer aguas y a virar hacia las posiciones de mayor realismo político que el PDeCAT y ERC han sostenido frente al irreductible Carles Puidemont. Aun así, los organizadores están convencidos de que la iniciativa abrirá «un nuevo ciclo» en Euskadi. Mediavilla insiste en que el PNV seguirá recorriendo la 'vía vasca' y cree que es «una imagen importante» que la cadena termine frente al Parlamento, donde los partidos debaten ahora en la ponencia de autogobierno sobre la reforma del Estatuto.

La dirección jeltzale rechaza que GED vaya a adoptar el papel que la ANC u Ómniun -que apoyarán la iniciativa, junto a rostros del 'procés' como Gabriel Rufián- y cree que el debate parlamentario y la movilización ciudadana en la calle son «vías paralelas pero complementarias». De hecho, Mediavilla insiste en que el PNV está convencido de que la profundización en el autogobierno pasa necesariamente por un acuerdo parlamentario y transversal, pese a que por ahora los jeltzales están pactando con EH Bildu el preámbulo y otras cuestiones sustanciales del texto. No obstante, señala, la «hora de la verdad» llegará cuando el Parlamento deba alumbrar el texto articulado definitivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos