LA CLAVE

A 'mojarse' en la ponencia de Autogobierno

O. B. BILBAO.

La posición de Urkullu contrasta con la del referéndum catalán, que tensará hasta el extremo el otoño político. El lehendakari seguirá apostando por la 'vía vasca' -acuerdo entre las formaciones en Euskadi y pacto posterior con Madrid para reformar el Estatuto de Gernika- aunque es consciente de que a partir de este curso el debate sobre autogobierno exigirá a su Gabinete, y a su partido, empezar a 'mojarse'. Hasta ahora, la ponencia de autogobierno se ha eternizado en comparecencias y trabajos previos que han postergado lo fundamental, el esfuerzo necesario para buscar un mínimo común denominador que aglutine a PNV, sus socios socialistas y al menos otra fuerza parlamentaria, que podría ser Podemos.

La formación morada tendrá que entregar este otoño su propuesta y a partir de ahí, el foro parlamentario deberá tomar una decisión fundamental: a quién encarga la ardua tarea de refundir los textos en un borrador de nuevo Estatuto. Parece poco probable que esa misión, que podría pasar a manos de una comisión externa de juristas de prestigio, recaiga en el Gobierno de Urkullu.

Fotos

Vídeos