Màxim Huerta dimite «para no perjudicar a la cultura»

Màxim Huerta./Reuters
Màxim Huerta. / Reuters

El ministro defraudó a Hacienda 218.322 euros entre 2006 y 2008 y dos sentencias de mayo de 2017 le condenan. «He pagado la multa dos veces», se queja el ya exministro de Cultura

ELCORREO.COM

El ministro de Cultura y Deporte, Màxim Huerta, ha dimitido tras permanecer seis días al frente del cargo. «He tomado una decisión, pensando de manera autónoma en las cosas que más creo: la cultura y la transparencia política y lo hago sabiendo que soy inocente», ha señalado. «Pagué al fisco cuando me reclamaron aquel dinero pero convencido de mi inocencia. He pagado esta multa dos veces, la pague entonces de forma retroactiva y la pago ahora por segunda vez, por amor a la cultura», ha sentenciado el ya exministro de Cultura.

«Llegué a este ministerio hace una semana ilusionado pero consciente de todo el trabajo que este país tiene por delante para dar brillo a la mayor riqueza que tenemos, la cultura. Aceptaba un compromiso más importante que mi carrera, que mi vida personal, que mis proyectos de futuro y lo hacía convencido e ilusionado. Convencido de que podía servir a mi país y la cultura», había comenzado Huerta. .

Durante el día, el ministro ha asegurado que sus obligaciones tributarias «están al corriente» y que no tiene «ninguna duda moral ni conflicto», al conocerse que fue sancionado a abonar 218.000 euros a Hacienda: «Pagué lo correspondiente y asunto cerrado». En una entrevista en Onda Cero, Huerta ha subrayado que no se plantea presentar su dimisión ya que el fraude tributario que se le achaca es anterior a su condición de ministro, en su etapa como presentador de televisión. «Este asunto no es como ministro de Cultura, es un asunto de Màxim Huerta de unos años y de pronto cambió un criterio y asumí la responsabilidad como ciudadano, como le pasó a cientos de periodistas, de creadores y de artistas en su momento», ha destacado.

Huerta fue sancionado a abonar 218.000 euros a Hacienda por los impuestos que dejó de pagar en 2006, 2007 y 2008 cuando trabajaba como presentador de televisión y declaraba a través de una sociedad, lo que permitía tributar menos que si lo hubiera hecho como renta personal con el IRPF. El diario El Confidencial publica hoy la decisión de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que desestima los recursos de Huerta tras notificarle la Agencia Tributaria lo que debía pagar. Según el TSJM, el entonces presentador en 'El programa de Ana Rosa' ingresó en esos tres años casi 800.000 euros a través de la sociedad limitada Almaximo Profesionales de la Imagen, de la que era único accionista y administrador desde 2006 y que fue liquidada a finales de 2016.

Información relacionada

Màxim Huerta ha aclarado que no informó de estas condenas al presidente cuando le ofreció ser ministro porque lo consideraba un asunto privado ya cerrado, que afectó además a miles de periodistas, creadores y artistas que dejaron de cotizar como si constituyeran en sí mismos una sociedad -una opción más ventajosa para pagar menos impuestos- tras un cambio de criterio de Hacienda. El ministro también ha asegurado que no actuó de mala fe, sino siguiendo una recomendación que le hicieron cuando empezó a trabajar en televisión. Tras escuchar las explicaciones de Huerta, que ha hablado con el jefe del Ejecutivo, Moncloa considera sus aclaraciones «totalmente solventes», señala un portavoz del Gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos