«El Estado no hizo lo que podía para cuidar la vida de Miguel Ángel Blanco»

Patxi Zabaleta, presidente de Aralar.
Patxi Zabaleta, presidente de Aralar. / Jesús Garzaron

Aralar ha censurado hoy que «mediante el oportunismo y el odio algunos han intentando sacar provecho»

AGENCIAS

El pasado pesa como una losa sobre las formaciones políticas vascas. El presidente de Aralar, Patxi Zabaleta, y la secretaria general de la formación, Rebeka Ubera, han afirmado esta mañana, que «el Estado no hizo lo que podía haber hecho para cuidar la vida de Miguel Ángel Blanco». La facción de la izquierda abertzale, escindida de Herri Batasuna, en parte, por la negativa de estos a criticar la actividad de ETA, ha realizado esta polémica declaración cuando se están celebrando diversos actos por el vigésimo aniversario del secuentro y asesinato del joven concejal popular de Ermua.

Durante una comparecencia ofrecida en San Sebastián en la que han pedido al PNV que «reconsidere su actitud hacia el PP» y se ponga «del lado de la democracia y del derecho a decidir», ZAbaleta y Ubera han agregado que «algunos han intentado sacar provecho» de los actos en recuerdo del asesinado Miguel Ángel Blanco mediante el «oportunismo y el odio».

Los representantes de la formación integrada en EH Bildu han señalado que en el aniversario del asesinato de Blanco «han sido testigos de lo que no tenía que suceder» y han considerado que «el Estado no hizo lo que podía haber hecho para cuidar la vida» del concejal de Ermua y «ahora, dejando de lado su lado personal, mediante el oportunismo y el odio algunos han intentando sacar provecho».

Proceso de paz

Por otra parte, han considerado que se «no se debe tardar» en «acabar con el proceso de paz», al tiempo que han abogado por el «reconocimiento de todas las víctimas de todas la violencias», así como por «la libertad de los presos» de ETA.

También han opinado que el «debate del relato» sobre la violencia en Euskadi será «el que se de en igualdad y en libertad, con la mirada puesta en la convivencia», a su vez, han criticado que «algunos se empecinan» en una sociedad «de ganadores y perdedores y otros priorizan intereses partidistas».

Tras el anuncio del cese de la violencia por parte de ETA y los «pasos dados por los presos», los representantes de Aralar han señalado que «se está a la espera del Estado para que dé los pasos que tiene que dar».

Además, han criticado el acuerdo sobre el Cupo firmado por el Gobierno y el ejecutivo autonómico vasco ya que consideran que ha «debilitado» las «competencias y la soberanía de las instituciones» vascas y «no ha defendido el derecho a decidir».

Para ellos, el acuerdo «es parte de la estrategia del PNV, de sostener al gobierno del PP» y conlleva «apoyar las políticas antidemocráticas contra Cataluña" así como la "imposición de recortes» y la «profundización en las consecuencias de la crisis» en el País Vasco.

Fotos

Vídeos