Mendia impulsará un nuevo pacto de autogobierno «legal y sin exclusiones»

Idoia Mendia ha salido reforzada del congreso socialista de este fin de semana.

El 85,6% de los delegados respaldan la lista de la nueva Ejecutiva del PSE, cuatro puntos más que en el anterior congreso

Koldo Domínguez
KOLDO DOMÍNGUEZ

Los socialistas vascos han cerrado este domingo en el Palacio Euskalduna el congreso más plácido de cuantos se recuerdan. Un cónclave del que la secretaria general, Idoia Mendia, sale reforzada y con la certeza de que tiene el respaldo de la militancia para desarrollar su proyecto político para Euskadi.

Si en el proceso de primarias celebrado en junio ya comprobó que carece de oposición interna -no tuvo rival que aspirara a relevarla del cargo-, esta mañana Mendia ha certificado que el PSE es en estos momentos una balsa de aceite que deja atrás cualquier tipo de disputa interna. El 85,6% de los delegados han dado el visto bueno a su lista para la ejecutiva, cuatro puntos más que en el congreso extraordinario de hace tres años en el que Mendia relevó a Patxi López.

Lo que la secretaria general pretende hacer con es voto de confianza es recuperar peso político e influencia para su partido tras los malos resultados de las últimas citas electorales. Quiere presentarse ante la sociedad vasca con un «nuevo PSE», una formación «renovada» a la que se le vincule con la imagen de «los arquitectos de la Euskadi moderna y los defensores de la libertad». Es decir, el PSE más institucional, en el que logró gobernar en Euskadi, bien en solitario, bien en coalición con el PNV, como ocurre en esos momentos.

A corto plazo, el principal reto al que se enfrentará Mendia y su nueva ejecutiva será «reforzar el espacio para seguir conviviendo entre diferentes», tal y como ha reconocido esta mañana en su discurso. El nuevo estatus político de Euskadi y la reforma del Estatuto de Gernika se presentan como la prueba de fuego para saber hacia donde caminará la Euskadi de las próximas décadas. Y ahí el PSE de Mendia aspira a ser un agente decisivo. «Los socialistas estamos dispuestos a liderar ese nuevo acuerdo. Sabemos que para ello será necesario acordar con el diferente y pactar con el adversario. Se trata de entender al otro y encajar las piezas, algo que ni Rajoy ni Puigdemont han sabido afrontar», ha apuntado en el Euskalduna.

Mendia ha anunciado que tomará la iniciativa en esta materia e «impulsará un nuevo acuerdo sobre el autogobierno». Pero, en un claro aviso al PNV, su socio de gobierno en las principales instituciones, deberá ser un pacto «legal y mayoritario». «No queremos aventuras ni tampoco exclusiones. Queremos que todos los vascos renovemos el compromiso de seguir viviendo juntos».

En ese sentido, y también en clave catalana, ha asegurado que los socialistas «nunca apelarán al país por no poder solucionar los problemas de la gente» ni se envolverán «para esconder nuestras vergüenzas», ni se «inventarán urnas que liquiden el derecho fundamental de ser ciudadano en tu propia tierra».

Y en esa Euskadi del futuro, Mendia quiere que el PSE sea la «izquierda clara, útil y sin complejos», para lo que será necesario recuperar el terreno perdido con Podemos, al que sin citarle ha calificado como el partido «de la queja, de los agravios, el de la protesta». La secretaria se ha marcado como reto ser la «casa común en la que todos los progresistas vascos nos encontremos para consolidar un nuevo tiempo en Euskadi».

Representantes en Ferraz

Para llevar adelante su proyecto, Mendia contará con una amplia ejecutiva -que pasa de 19 a 28 miembros- en la que mantendrá al núcleo duro que le ha acompañado en los últimos tres años: Miguel Ángel Morales como secretario de organización y mano derecha; y Begoña Gil como responsable de Política Institucional. Además, confía en dos nuevos miembros, Tontxu Rodríguez y Sonia Pérez las dos grandes áreas de trabajo: Políticas Públicas y Política Económica, respectivamente.

El congreso clausurado esta mañana también ha elegido a los representantes directos del PSE en el comité federal del PSOE. Se presentaba una única lista, que ha obtenido el apoyo de los 87% de los delegados. Los cuatro elegidos son: el presidente del PSE en Bizkaia, Mikel Torres, la exparlamentaria Susana Corcuera, el presidente guipuzcoano Eneko Andueza, la concejala en Bilbao Yolanda Díez y el parlamentario Txarli Prieto.

Fotos

Vídeos