El PP aplaude la cita Rajoy-Urkullu y la pone de ejemplo frente a Puigdemont

El lehendakari Urkullu, en una imagen de archivo en la Torre Madariaga de Busturia./Maika Salguero
El lehendakari Urkullu, en una imagen de archivo en la Torre Madariaga de Busturia. / Maika Salguero

Moncloa desliga las negociaciones con el PNV del traspaso de la Seguridad Social tras destaparse la reunión secreta del jueves

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

La reunión secreta en Moncloa entre Mariano Rajoy e Iñigo Urkullu, desvelada en exclusiva por EL CORREO, fue saludada ayer con entusiasmo por el PP, que, en vísperas de la citación judicial del presidente del Gobierno como testigo de ‘Gürtel’, encontró otra ocasión para presentarse como una formación dispuesta a buscar soluciones «a los problemas de España» con diálogo. Como ya hicieron el propio Rajoy en su reciente visita a Bilbao, el pasado 15 de julio, y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que recaló en Vitoria tres días más tarde, el dirigente del PP Javier Maroto aprovechó ayer para volver a poner a Urkullu como ejemplo de pactismo y respeto a la ley frente al órdago independentista catalán.

«Ojalá», confió el vicesecretario de Acción Sectorial de Génova, la cita pudiera servir para que el president Puigdemont entendiera que es posible pactar «entre diferentes» y sin saltarse «las reglas del juego». Para Maroto, la cita es «relevante» porque refleja una manera de entender la política como «colaboración con otros». «Ojalá eso sirviera para algunos políticos en Cataluña, que solo generan problemas alejándose de la realidad», insistió, mientras Arnaldo Otegi reclamaba en Twitter al lehendakari que dé explicaciones públicas sobre los planes «que le adelantó» Rajoy para frenar el referéndum de octubre.

Erkoreka dará hoy explicaciones sobre el encuentro, «discreto» a petición del presidente Una cita esperada

No obstante, el encuentro, que se celebró el pasado jueves -el mismo día que Urkullu recibió al líder del PSOE, Pedro Sánchez, en Lehendakaritza-, es al mismo tiempo incómodo para el Gobierno central. De hecho, la cumbre se preparó y se celebró en la más estricta «discreción» a petición de Moncloa, según señaló ayer el Gobierno vasco. Pocas personas estaban informadas de un encuentro secreto que, al destaparse, provocó cierta perplejidad y desconcierto en los respectivos Gabinetes. Urkullu sí puso al corriente a sus socios en el Gobierno de Vitoria de su desplazamiento a Madrid, aunque también a reducidísma escala. Fuentes del PSE confirmaron que solo el ‘hombre fuerte’ de los socialistas en el Gabinete, Iñaki Arriola, conocía la cita, que no trascendió de los círculos gubernamentales, y evitaron comentarla hasta que el Ejecutivo de Urkullu lo haga. Hoy mismo, en la habitual rueda de prensa tras el consejo de Gobierno, el portavoz, Josu Erkoreka, informará de los contenidos del encuentro.

Urkullu entregó a Rajoy el programa de gobierno PNV-PSE, que exige los traspasos pendientes Desarrollo estatutario

Agenda privada

El Ejecutivo de Rajoy declinó en un primer momento siquiera confirmarlo, con el argumento de que nunca comenta la agenda privada del presidente, pero, horas más tarde, se vio forzado a admitirlo para poder hacer algunas matizaciones. Moncloa desvinculó la inminente negociación presupuestaria con el PNV que arrancará en septiembre de la transferencia de materias controvertidas como la gestión de la Seguridad Social o Prisiones. Es más, fuentes del Gobierno del PP negaron incluso que los jeltzales hayan reclamado los traspasos pendientes como precio a su respaldo a las Cuentas del año pasado o a las que están por aprobarse.

El lehendakari informó de la 'cumbre' al 'hombre fuerte' del PSE en el Gobierno, Iñaki Arriola Máxima discreción

Las conversaciones, de hecho, no han comenzado pero Sabin Etxea sí ha exigido en público que se complete el Estatuto e incluso ha dejado entrever que de la «voluntad política» de Rajoy en ese sentido dependerán los Presupuestos de 2018. La interpretación de que las transferencias centraron la charla -en la que también se habló del modelo de Estado o de la situación de los presos de ETA- se vio acrecentada al informar el Gobierno vasco de que Urkullu entregó un único documento a Rajoy, el programa de gobierno PNV-PSE, en el que se reclaman los traspasos pendientes.

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos