Manuel Valls y Adolfo Suárez Illana, en la ofrenda floral ante la tumba de Fernando Múgica

El ex primer ministro francés, Manuel Valls, en el cementerio de Polloe./UNANUE
El ex primer ministro francés, Manuel Valls, en el cementerio de Polloe. / UNANUE

Históricos socialistas acompañan a la familia en el 22 aniversario del asesinato del abogado donostiarra por ETA

JORGE F. MENDIOLA

El cementerio de Polloe fue este domingo escenario de una ofrenda floral ante la tumba de Fernando Múgica en el 22 aniversario de su asesinato a manos de ETA. Al acto asistieron, entre otros, el ex primer ministro francés Manuel Valls y Adolfo Suárez Illana, amigo de la familia Múgica Herzog, quien no se separó de la viuda del abogado donostiarra, Mapi. También se acercó hasta el camposanto el alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, cuya presencia agradeció en sus intervenciones tanto el hijo de Fernando Múgica, José María, como el secretario general del PSE-EE de Gipuzkoa, Eneko Andueza.

Valls advirtió de que «el separatismo es lo peor para un Estado democrático» y confesó que, después de este fin de semana en San Sebastián en el que también recibió el premio Gregorio Ordóñez y este mediodía visitó la tumba del ex concejal del PP, ha llegado a la conclusión de que «hacer política y compartir emociones vale la pena».

Eneko Andueza, por su parte, señaló que «este es un día para sentirse orgullosos» y deseó que «de una vez por todas ETA anuncie su disolución definitiva» y «esta tierra tenga la verdad y justicia que se merece».

En la ofrenda floral participaron, entre otros, históricos socialistas como Manuel Huertas o Iñaki Arriola, la parlamentaria vasca Rafaela Romero, la secretaria general del partido en Euskadi, Idoia Mendia, los diputados forales Marisol Garmendia, Denis Itxaso y José Igancio Asensio, la asesora Begoña Palos y los concejales del Ayuntamiento donostiarra Enrique Ramos, Alfonso Gurpegui y Miguel Ángel Díez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos