'Magila', el etarra que no pide perdón, fue 'depurado' en Sortu por «violencia machista»

José Antonio Fernández, 'Magila', en un momento de la entrevista en 'TV3'/FAQS
José Antonio Fernández, 'Magila', en un momento de la entrevista en 'TV3' / FAQS

La izquierda abertzale le expulsó el pasado año después de que varias mujeres denunciaran supuestas agresiones del ex preso de la banda

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

jose Antonio Fernández, 'Magila', fue durante años el ex preso de ETA que la izquierda abertzale enviaba a distintos foros como voz visible de los reclusos y quien se encargaba de ofrecer doctrina, por ejemplo, sobre cómo interpretar los comunicados de los internos. Este terrorista -que ha cumplido 22 años de cárcel por un asesinato- llegó a ser uno de los invitados al Congreso en 2015 para participar en una charla sobre reconciliación -que finalmente fue suspendida-. El pasado 5 de mayo protagonizó un escándalo al afirmar en un programa de la cadena catalana 'TV3' que jamás pediría perdón y que nunca ha tenido remordimiento.

El dato que se ignoraba es que este ex preso ya estaba expulsado de la izquierda abertzale en 2017 por presunta «violencia machista», según figura en una nota que hace un año los responsables de Sortu hicieron llegar a mujeres de su formación y a la que ha tenido acceso este periódico. El texto que difundió en su día el partido no aclara en qué consistieron esos supuestos ataques sexuales ni quiénes fueron sus víctimas. Tampoco señala cuándo se produjeron esas agresiones. En la nota, los portavoces de Sortu se limitaron a afirmar que a 'Magila' se le aplicó «el protocolo sobre violencia machista». «Sus ataques y actitudes resultan totalmente inaceptables e incompatibles con la militancia en la izquierda abertzale», indican.

Juicio secreto

En el mismo escrito, la coalición agregaba: «Sabemos que muchas mujeres pueden sentir dolor al volver a recordar lo que este hombre les hizo sufrir. La izquierda abertzale les quiere mostrar su apoyo y solidaridad». Según han señalado a este periódico fuentes conocedoras del caso, la actuación contra el antiguo miembro de ETA se inició en 2014, en el momento en el que varias mujeres se dirigieron a la cúpula de la izquierda abertzale para denunciar las supuestas agresiones sexuales de las que habían sido objeto. En 2015 se le apartó de la militancia -sin que conste que las denuncias fueran remitidas a instancias judiciales- después de que hubiera sido sometido a un juicio interno. La intención de la izquerda abertzale era llevar este caso de forma discreta, sin que se hiciera público.

Pero en 2017, cuando se anunció la participación de 'Magila' en un programa de ETB sobre la dispersión, varias mujeres de la izquierda abertzale protestaron porque siguiera ejerciendo de representante de los presos. Es en ese momento es cuando Sortu difundió internamente la nota explicando que Fernández había sido expulsado de la izquierda abertzale. Desde el colectivo Bilgune Feminista escribieron entonces: «una persona que ha ejercido violencia machista y que no se ha hecho cargo de sus actos, no debería opinar en público sobre paz y convivencia».

«No he tenido ningún remordimiento»

'Maguila' volvió a ser el centro del escándalo el pasado sábado. Este ex preso fue condenado por asesinar en 1982 al vecino de Santurtzi Rafael Vega, casado y con cuatro hijos. La viuda de esta víctima se suicidó tres meses después. Al ser entrevistado en el programa de TV3 'FAQS', 'Maguila' calificó de 'chivato' al hombre al que mató. «Aquella persona parece ser que pertenecía a ese ámbito (chivato). Era yo un militante activo de una organización y no he tenido ningún remordimiento», afirmó en antena.

A raíz de esta entrevista, la diputada catalana del PP Andrea Levy ha pedido en el Parlament que la presentadora del programa se disculpe por la entrevista -»en la que se le rieron las gracias a un terrorista no arrepentido», según Levy-, y que comparezca el presidente de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, Brauli Duart.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos