Llodio sigue con su 'guerra de las banderas'

Banderas en el Ayuntamiento de Llodio.

No aclara si colocará la enseña española en un lugar preferente tras la última sentencia judicial

MARTA PECIÑA

La polémica sobre cómo deben colocarse las banderas en el Ayuntamiento de Llodio se mantiene desde hace ya una década y esta semana ha tenido un nuevo capítulo con un auto judicial que sanciona de nuevo al alcalde de Llodio, Natxo Urkixo (EH Bildu), con otros 1.500 euros mensuales de multa. El equipo de gobierno explicó ayer que «se trata de un ensañamiento personal contra Natxo Urkixo y en contra de la autonomía municipal», según explicó el teniente de alcalde, Jon Ander Altube, que sin embargo no aclaró si se va a realizar algún cambio en la disposición actual de las enseñas, que data de septiembre de 2015.

Desde entonces, la bandera española está situada en el centro de la balconada del edificio consistorial, flanqueada por la ikurriña y la local y acompañadas de enseñas de «las naciones de las localidades hermanadas con Llodio -Nicaragua y Sáhara- y las de algunos pueblos que, al igual que Euskal Herria, están buscando un sitio propio en el seno de Europa -Cataluña y Escocia-», según explicó el alcalde en el bando emitido cuando se colocaron.

Las sanciones

Altube se remitió ayer a la reunión que celebrará la junta de portavoces el próximo miércoles «para informar jurídicamente a los grupos de la situación y en la que creo que estaremos todos de acuerdo en mostrar nuestro apoyo a Natxo y denunciar sin ambages el ensañamiento contra su persona». Altube reconoció que «ahora tenemos que estudiar de qué manera deberíamos cumplir jurídicamente con los términos de esta sentencia», y avanzó que ese es un detalle que «compartiremos con la junta de portavoces».

El auto judicial, desvelado por EL CORREO, advierte a la Corporación del municipio alavés de que la bandera española queda «difuminada» entre el resto y le concede un plazo de diez días para que la enseña nacional ocupe un lugar preferente. El juez también ha impuesto una nueva sanción de 1.500 euros mensuales al alcalde, a los que deberá hacer frente con sus propios recursos. De momento, Natxo Urkixo «ha tenido que pagar de su bolsillo 3.000 euros en dos multas de 1.500 euros cada una por discutir cómo se colocan las banderas» en el Ayuntamiento. Sin embargo, el pasado mes marzo, otro auto judicial reclamó al alcalde el pago de 27.000 euros acumulados a partir de una sentencia previa.

Jon Ander Altube atribuyó a «un claro impulso político», alejado de razones jurídicas, «las numerosas injerencias por parte de la Delegación del Gobierno español que vulnera la voluntad democrática de la mayoría social» de Llodio y que se ha evidenciado en los últimos seis años en decisiones «sistemáticamente recurridas y paralizadas por los tribunales a iniciativa de la Delegación de Gobierno».

Temas

Llodio

Fotos

Vídeos