En libertad condicional el etarra Mikel Irastorza

Mikel Irastorza, en el momento de su detención en Iparralde. /AFP
Mikel Irastorza, en el momento de su detención en Iparralde. / AFP

Detenido en noviembre en Iparralde, se le llegó a considerar jefe de la banda, pero no fue imputado por este cargo. Ahora la Justicia gala ha fijado su residencia en Bayona

LORENA GIL

Mikel Irastorza, detenido el pasado mes de noviembre en el País Vasco francés, quedó anoche en libertad condicional. Natural del barrio donostiarra de Intxaurrondo, abandonó la prisión francesa de Fleury-Merogis y ahora la Justicia gala ha fijado su residencia en Bayona. El presunto exjefe de la banda terrorista no podrá abandonar Francia a la espera de que se celebre juicio, informaron a Efe fuentes judiciales.

Interior le vinculó en su día con la dirección de ETA, en concreto con el «aparato logístico militar» de la organización. En el momento de su arresto, en la localidad de Ascain, donde se alojaba, se le llegó a considerar jefe de la banda, si bien finalmente no se le imputó por este cargo. Fue acusado de asociación de malhechores con fines terroristas.

Irastorza fue el primer etarra al que se ubicó en la cúpula de la organización de ETA tras la caída de Iratxe Sorzabal y Davil Pla, portavoces en octubre de 2011 de la renuncia oficial a la violencia. En la operación de Ascain, desarrollada por la Policía francesa en colaboración con la Guardia Civil, también fueron detenidos Denise y Xabier Arin, propietarios de la vivienda en la que localizaron a Irastorza. Ambos quedaron en libertad con cargos.

Irastorza no fue inculpado tampoco por tenencia ilícita de armas ni uso de documentos falsos, ya que no se encontraba armado ni en posesión de papeles de identidad falsificados en el momento de su detención.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos