El lehendakari pide a los sindicatos de la Ertzaintza «realismo» y «diálogo desde el respeto»

Urkullu, junto a la consejera Estefanía Beltrán de Heredia, a su llegada al primer Seminario Internacional de Análisis Criminal para la Prevención del Delito, organizado por la Policía autonómica./Jordi Alemany
Urkullu, junto a la consejera Estefanía Beltrán de Heredia, a su llegada al primer Seminario Internacional de Análisis Criminal para la Prevención del Delito, organizado por la Policía autonómica. / Jordi Alemany

Urkullu ha participado hoy en el primer Seminario Internacional de Análisis Criminal para la Prevención del Delito, organizado por la Policía autonómica

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

El lehendakari Iñigo Urkullu ha reclamado hoy a los sindicatos de la Ertzaintza «realismo» y ha abogado por mantener un «diálogo desde el respeto» para poder abordar los problemas laborales de la Policía vasca. Un mensaje lanzado apenas un día después del Consejo de la Ertzaintza -un organismo en el que están representados el Departamento de Seguridad y las centrales sindicales- en el que, en principio, se encauzó, con una mano tendida a alcanzar acuerdos de calado, la grave crisis abierta en el Cuerpo a raíz del fallecimiento de un infarto de un agente en los disturbios protagonizados por radicales del Athletic y del Spartak de Moscú y de las tensas protestas de unos 500 ertzainas en las puertas del Parlamento vasco, donde increparon a pocos metros al propio lehendakari y a sus consejeros.

Urkullu ha hecho estas consideraciones esta mañana en Amorebieta, donde ha asistido junto a la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, a una de las jornadas del primer Seminario Internacional de Análisis Criminal para la Prevención del Delito, organizado por la Policía autonómica.

Más información

El presidente vasco ha insistido en el compromiso «total y absoluto» de su gobierno con la Ertzaintza y con su carácter de policía integral, capaz de abordar cualquier desafío de seguridad al que se enfrente Euskadi. En este sentido, ha remarcado que su ejecutivo no obvia los «problemas» de la institución. Una reflexión que se produce después de que el fallecimiento de Inocencio Alonso haya puesto el foco en la Brigada Móvil, una unidad antidisturbios en la que el 80% de sus miembros tiene más de 50 años, no pasa pruebas físicas y apenas realiza reconocimientos médicos.

Urkullu destacó que se está «trabajando» para «encauzar» los problemas y ha recordado que ayer se presentó a las centrales el plan de modernización de la Brigada Móvil, un proyecto que incluye la renovación generacional de la unidad y la revisión de los horarios de trabajo. Este trabajo -ha dicho- debe realizarse usando los foros «internos» que se reúnen «periódicamente». «Es ahí», ha advertido Urkullu, «donde corresponde abordar» este tipo de cuestiones. Pero siempre con «realismo» y desde el «respeto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos