«No lamentamos lo que hicimos», dice David Pla, último jefe de ETA

David Pla./EFE
David Pla. / EFE

Concede una entrevista telefónica a una revista católica desde una cárcel próxima a París

F. ITURRIBARRÍA

«No lamentamos lo que hemos hecho en el pasado», declara David Pla Martín ‘Mintxo’, dirigente en Francia del colectivo EPPK de presos de ETA , en una entrevista concedida por teléfono desde la cárcel al periódico católico ‘La Croix’. «No hubo consideraciones morales en la decisión de cesar la lucha armada, aunque no niego que en lo que yo pude hacer hubo también consecuencias humanas», añade a la entrevistadora, quien apostilla que el no arrepentimiento de los etarras es vivamente criticado por la opinión pública española.

El rotativo francés recuerda que Pla leyó en octubre de 2011 el anuncio oficial de renuncia a la lucha armada y que participó en un intento de negociación con el Gobierno español en Noruega antes de ser encarcelado en Francia en 2015 por dirección de una organización terrorista. El abandono definitivo de la violencia fue «fruto de un análisis político profundo», afirma en una conversación telefónica mantenida desde la prisión de Osny, situada en la periferia de París.

«ETA tenía todavía una capacidad de golpear considerable. No fue nuestra pretendida debilidad, como muchos han querido hacer creer, lo que nos empujó a dejar las armas sino nuestra voluntad de mostrar nuestra disposición a emprender un diálogo político. Había que superar los bloqueos, iniciar algo en vista de la construcción de la paz en el País Vasco y salir de la espiral impuesta por el Estado español que nos reducía a un grupo violento», expone.

Tras asegurar que «hemos dado varios pasos a favor del diálogo», el exjefe del ‘aparato político’ lamenta que no haya habido «respuesta por parte del Estado español, que continúa en su lógica». De su encarcelamiento dice que «forma parte de la lucha aunque, por supuesto, me gustaría estar al lado de mi mujer y mis dos hijos, verlos crecer».

En prisión señala que lee, además de discutir con los otros tres presos de ETA en Osny «de la crisis mundial a todos los niveles: económico, ecológico…». «Soñamos con un mundo mejor», manifiesta en el texto colgado ayer por el diario ‘La Croix’ en su edición electrónica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos