'Kubati' dice que los presos que se acogerán a la ley no se arrepienten

'Kubati', este sábado en San Sebastián. / Efe

El asesino de ‘Yoyes’ y responsable de Sortu para los reclusos de ETA dice que «no se puede pedir a una parte lo que a la otra no se le pide»

EL CORREO

El responsable de Sortu para los presos de ETA, Antton López Ruiz, ‘Kubati’, quiso dejar claro ayer que, pese a avalar el plan para acogerse a beneficios penitenciarios según lo previsto en la ley, el colectivo oficial de reclusos de la banda mantiene las «líneas rojas» de «no arrepentimiento y no delación». Ese límite autoimpuesto por el EPPK, que acaba de aprobar con un 73% de apoyo la propuesta para poder acortar sus condenas, complica en todo caso su alcance real. El Gobierno del PP sostiene que para que los internos de ETA puedan transitar el camino de la reinserción y ser acercados a cárceles vascas deben reconocer el daño injusto causado y colaborar con la Justicia para esclarecer los crímenes sin resolver.

El histórico miembro de la banda, que cumplió 26 años de prisión por trece asesinatos, entre ellos el de Dolores González Katarain, ‘Yoyes’, compareció ayer en San Sebastián junto a la también portavoz de Sortu en materia penitenciaria Oihana Garmendia y quiso recalcar que «la legislación no dice nada» sobre la necesidad de arrepentirse. «La palabra arrepentimiento no aparece en la ley», advirtió el dirigente de Sortu, que añadió que «no se puede pedir solamente a una parte que haga una serie de ejercicios que a la otra parte no se le piden». Su compañaera Garmendia ahondó en que «las trabas y condiciones» que pone el Estado a los presos no tienen «base legal». «En ninguna ley internacional se recoge ninguna condición una vez cumplida la pena para que esas personas sean excarceladas o accedan a los derechos que les corresponden», argumentó.

Vencedores y vencidos

No es la primera vez que ‘Kubati’, ya como dirigente de Sortu, distingue entre la posibilidad de acogerse a beneficios penitenciarios y la necesidad de arrepentirse o hacer autocrítica. Hace más de un año, ya respaldó en público que cada preso pudiera «solucionar su situación en base a las necesidades que tenga» pero sin necesidad de asumir sus responsabilidades «porque no hay un marco creado para ello, sino un marco de vencedores y vencidos». Ayer, Garmendia insistió en ese argumento y acusó al Estado de mantener la «legislación de excepción» que posibilita la dispersión para «visualizar un esquema de vencedores y vencidos». «Y para eso utiliza sobre todo al colectivo de presos vascos», denunció.

Ambos dirigentes aprovecharon para expresar su «satisfacción» por el resultado del debate en las cárceles, con el que, a su juicio, se aprovechan «las potencialidades de la ley ordinaria» al tiempo que se denuncia «la ley de excepción». El colectivo de presos, según su visión, «hace una aportación tanto al proceso independentista como al proceso de paz de Euskal Herria». «Al aceptar el documento, el colectivo se sitúa mucho más cerca de la sociedad vasca a la hora de interpretar cómo hay que solucionar las consecuencias del conflicto», celebraron.

Temas

Eta

Fotos

Vídeos