Dos intereses muy interesados

PNV y PP es muy probable que hallen argumentos para entenderse, salvo que el enfermo catalán se agrave tras el 21-D

Alberto Ayala
ALBERTO AYALA

No. Ayer no hubo tractor dialéctico entre el PNV y el PP. No sé si porque los interlocutores no eran Mariano (Rajoy) y Aitor (Esteban), sino Pedro (Azpiazu) y Antón (Dambornea). O porque el debate se desarrolló en Vitoria y no en el Congreso.

Aun así, jeltzales y conservadores volvieron a cruzarse públicamente invitaciones a la ‘responsabilidad’, al ‘acuerdo’ y a huir de ‘vetos absurdos’. Palabras que sonaron a continuación del cortejo políticopresupuestario que Rajoy inició el viernes con la aprobación en Consejo de Ministros de los acuerdos sobre el Concierto y el Cupo.

Salvo la entente PNV-PSE, resistente a cualquier divergencia salvo que los jeltzales optaran por romper con España, dudo que haya hoy dos intereses más interesados en volver a entenderse tan pronto sea posible que los que representan el PP y el PNV.

Aunque lean u oigan a Andoni Ortuzar o a Josu Erkoreka poner toda la carne en el asador en defender lo imposible de sus amores con los populares, atiendan a la letra pequeña. ‘De momento’. ‘Mientras las instituciones catalanas estén disueltas’. ‘Mientras Cataluña siga intervenida en base al 155 de la Constitución’. Ayer el consejero de Hacienda ignoró hasta esa coletilla final y no dudó en afirmar que no tiene «ningún problema» en «negociar» con el PP los Presupuestos vascos para 2018.

No esperen ese pacto ni para hoy ni para mañana. Pero no descarten que los populares anuncien más pronto que tarde que dan vía libre a las Cuentas de Urkullu. A cambio de alguna contraprestación y como primer paso para que los jeltzales hagan lo propio con las Cuentas de Rajoy. Cuando puedan. Es la única carta que tiene hoy el Gobierno español para no verse obligado a ir a elecciones.

¿Y eso cuándo será? Desde luego en ningún caso antes del 22 de diciembre, como sugería el presidente del EBB en la entrevista que concedió el domingo a EL CORREO.

Me ‘maravilla’ que se apoye o se vete un Presupuesto por interés, casi al margen de su contenido

Ello sólo será posible si el enfermo catalán no empeore en los comicios autonómicos del 21 de diciembre, tras los que el 155 pasará a ser historia. Una condición que no depende exclusivamente del PP y menos aún del PNV.

¿Y el contenido exacto de los pactos presupuestarios? ¿De los de aquí y de los de allí? Pues ya se verá. Personalmente confieso que me maravilla que el apoyo o el rechazo a unas Cuentas dependa más en demasiadas ocasiones del interés partidario que de su contenido exacto. Aunque los políticos nieguen la mayor.

Y lo que vale para la economía sirve también para la política, como ha vuelto a verse este domingo. El PNV no quiere que la política vasca se deslice por el sendero catalán. Es cierto. Pero ello sigue sin ser óbice para que importantes cargos peneuvistas participen en los juegos independentistas de Gure Esku Dago y en sus consultas pro derecho a decidir.

Las de este pasado domingo volvieron a ser un completo fracaso. Otro más. En 10 de los 13 municipios en los que se celebraron consultas acudió menos gente a las urnas que votos recibió EH Bildu en las autonómicas de 2016. Y en dos, menos que la suma PNV-EH Bildu. Esclarecedor.

Fotos

Vídeos