El informe sobre torturas del Gobierno vasco abre una brecha entre PNV y PSE

Francisco Etxeberria, Jonan Fernandez y Laura Pego, en la presentación del informe. /J.I. Unanue
Francisco Etxeberria, Jonan Fernandez y Laura Pego, en la presentación del informe. / J.I. Unanue

El documento presentado hoy no aporta más datos de los avanzados hace 18 meses y reclama «más atención» para los afectados

OCTAVIO IGEA

Bronca de primer orden entre PNV y PSE a cuenta del esperado informe sobre torturas policiales encargado por el Gobierno vasco. Los socialistas han expresado un rotundo rechazo al estudio elaborado por la UPV a petición de la secretaría de Derechos Humanos y Convivencia que ha sido presentado esta tarde sin aportar más datos que los anunciados en un avance inicial hace año y medio. «No hemos participado y no compartimos ni el fondo ni la forma», ha reprobado la Ejecutiva del PSE mediante una nota de prensa a los pocos minutos de que se diera a conocer un estudio que contabiliza la existencia de 4.113 denuncias desde 1960, aunque solo existan 21 sentencias judiciales condenatorias. «No vamos a respaldar las propuestas que se plantean ni como partido ni como Gobierno», lamenta el documento, que achaca a los autores del informe su equidistrancia respecto a los años del terrorismo. «Es un error entender que medio siglo de terror de ETA se resume en 840 muertos y 4.113 denuncias, es una simplificación que alimenta la teoría de un conflicto que nunca ha existido».

Apenas un año después de que los socios de Gobierno firmaran el pacto que llevó a Urkullu a la lehendakaritza, PNV y PSE protagonizan su choque más importante. Mientras en otras ocasiones las discrepancias se han intentado maquillar o atenuar, los socialistas han querido mostrar sin disimulo su malestar con rapidez: con una nota de prensa preparada previamente que ha sido enviada a los pocos minutos de que Jonan Fernández compareciera en San Sebastián para presentar el informe sobre torturas. «Hay falta de rigor», lamentan.

Lo cierto es que el estudio sobre malos tratos infligidos por las fuerzas de seguridad en Euskadi que ha redactado el Instituto Vasco de Criminología no aporta más datos de los que ya se conocían previamente. Tras el análisis de 26.000 documentos, el equipo de expertos liderado por el forense Francisco Etxeberria, el psicólogo Carlos Martín y la criminóloga Laura Pego hace poco más que reafirmarse en las cifras aportadas en junio de 2016 como conclusión final. 18 meses de trabajo después el Gobierno vasco aporta como novedad la intuición de que entre 1960 y 1980 se registraron más casos de torturas de los identificados que «no han podido rescatarse» y que las víctimas «no han recibido el reconocimiento y la reparación debidos».

Quejas en la Ertzaintza

Las conclusiones sobre las denuncias de tortura también han soliviantado a los sindicatos de la Ertzaintza, cuerpo que ha sido incluido en el informe junto a Policía Nacional y Guardia Civil achacándole 336 denuncias de malos tratos a detenidos. «No entendemos como esas cifras pueden ser avaladas por el Gobierno vasco cuando no existe ni una sentencia condenatoria», han lamentado Erne, central mayoritaria, y el Sipe tras coincidir también en reprochar a Lakua su «equidistancia». «Es vergonzoso, que busquen otra forma de seguirle el juego a los únicos que han torturado y asesinado en esta tierra», en referencia a ETA y su entorno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos