El imán de Ripoll radicalizó a la célula yihadista con un «proceso exprés» de menos de un año

La vivienda del imán en Ripoll./Reuters
La vivienda del imán en Ripoll. / Reuters

Abdelbaki Es Satty los captó en la nueva mezquita que dirigía pero luego continuó con su adiestramiento fuera para evitar las infiltraciones

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Los servicios antiterroristas de los Mossos d'Esquadra aseguran ya tener “evidencias" de que el imán de Ripoll Abdelbaki Es Satty sometió a una docena de jóvenes del pueblo a un "proceso exprés" de radicalización para convertirlos en yihadistas que duró menos de un año y que fue plenamente exitoso. Los especialistas del cuerpo autonómico han revelado este domingo que Es Satty usó la nueva mezquita del pueblo que dirigió durante unos meses como gancho para captar a los futuros terroristas, pero que luego continuó el adiestramiento de los jóvenes marroquíes, casi por debajo de los 30 años, fuera del entorno del centro religioso para evitar infiltraciones. "Fue una operación de captación, adoctrinamiento, radicalización y entrenamiento militar" muy medida y "alejada de cualquier improvisación" que lleva el marchamo del Daesh, según explican mandos del operativo.

Es Satty llegó a Ripoll en 2015, pero no comenzó, ni mucho menos, su labor de captación de yihadistas de inmediato, aunque sí que mantenía ya contactos con el más radical del pueblo, Moussa Oukabir, muerto a tiros en Cambrils y que por entonces apenas contaba con quince años.

Su plataforma para reclutar mártires para sus planes de llevar a cabo la cadena de atentados mayor de Europa no llegó hasta 2016 cuando aprovechó las disputas internas en la comunidad musulmana del pueblo sobre la posibilidad de abrir una segunda mezquita para sustituir al pequeño oratorio creado en 2008 para encabezar la idea de alquilar un segundo local más grande. El año pasado, uniendo dos garajes, se creó la mezquita Annour y Abdelbaki Es Satty se hizo de inmediato con el control del centro. Sus mensajes públicos –apuntan los Mossos- no eran salafistas, ni siquiera radicales. Es Satty evitó exponerse a seguimientos policiales por su extremismo desde el púlpito.

Más información

El imán –explican los investigadores- se volcó desde el verano pasado en los más jóvenes de la comunidad, hasta el punto de que durante meses dio clases coránicas y de árabe a decenas de menores. Allí conoció hace un año a la totalidad de los que convertirían en su célula terrorista. El grupo era bastante cerrado. Muchos de ellos eran familia (los Oukabir, los Abouyaaqoub, los Hichami o los Aalla...) y el colectivo estaba muy cohesionado. Un cultivo ideal para la captación.

Los futuros yihadistas solo frecuentaron de manera asidua la mezquita hasta finales de 2016. Es Satty, de inmediato y tras su captación, les fue apartando de la comunidad de Annour para evitar las infiltraciones. Ya para entonces, ninguno de los futuros terroristas se dedicaba a lanzar proclamas proyihadistas en las redes como había hecho en 2015 Moussa Oukabir.

Desaparecido durante unos meses

El imán terrorista desapareció unos meses entre finales de 2016 y principios de 2017. A algunos les dijo que se marchaba a Bélgica y a otros que iba a visitar a su mujer y a sus hijos (aseguraba tener más de una decena) a Marruecos. Los Mossos creen que, en realidad, fue al extranjero a recibir directamente órdenes y preparar la logística de los atentados con apoyo directo de expertos del Estado Islámico.

Sea como fuere desde principios de 2017 Es Sattty y algunos de sus acólitos comenzaron a frecuentar la casa de Alcanar y ni el imán ni la docena de jóvenes que ahora están muertos, detenidos o huidos volvieron con asiduidad por la mezquita de Annour. El centro religioso se quedó sin líder espiritual y fueron los propios feligreses los que desde hacía meses dirigían los rezos.

El compañero de piso del imán dice que no se llevaron objetos tras el registro

El compañero de piso del imán de Ripoll ha asegurado que los Mossos que durante la madrugada del sábado registraron el domicilio por su vinculación con el doble atentado no se llevaron objetos de la vivienda. Nourden Elhaji ha relatado este domingo que los agentes que inspeccionaron el piso sólo lo registraron pero no sustrajeron ningún objeto: "Nada", ha insistido.

Elhaji ha indicado que se mudó a la vivienda del imán hace cuatro meses porque estaba buscando piso en Ripoll, donde trabaja, ya que con anterioridad residía en Sant Joan de les Abadesses (Girona) y el trayecto para ir a trabajar le resultaba incómodo y largo. Según sus explicaciones, el imán y él no tenían mucha relación pero le indicó el martes que se iba de vacaciones a Marruecos.

Asimismo, ha negado que trajera invitados a casa como podrían ser los presuntos autores de los atentado, por el que aún se está buscando a Younes Abouyaaqoub. En Ripoll, la policía realizó hasta este sábado un total de 9 registros, siendo la casa del imán Abdelbaki Es Satty el principal punto, ya que se investiga su papel como líder de la célula que atentó en Barcelona y Cambrils.

Para entonces, primavera, el imán estaba ya volcado en pleno en la preparación de los atentados en Alcanar. La ubicación del cuartel general la célula –explican los Mossos- no está elegida al azar. Alcanar, al sur de Tarragona, está a más de 300 kilómetros de Ripoll. Allí ninguno de los terroristas era conocido.

Preparación de los explosivos

Durante meses el imán, que se sospecha que está entre los dos o tres fallecidos de la explosión del pasado miércoles, trabajó en la preparación de los explosivos más sofisticados que usa el Daesh, el inestabilísimo y potentísimo TATP (Triperóxido de Triacetona, más comúnmente conocido como Peróxido de Acetona y más conocido aun como la 'Madre de Satán').

Sus acólitos, entre tanto, siguieron llevando una vida aparentemente normal en Ripoll, aunque se cree que ya por entonces al menos cinco de ellos frecuentaban la casa de Alcanar para continuar con su adiestramiento.

El metódico proceso de captación, las medidas de seguridad para evitar las infiltraciones, la forma en que el grupo se aisló apuntan a una "medida operación" que señala directamente al Daesh. No se trata –explican los Mossos- de una célula que jura fidelidad al Estado Islámico y que luego actúa por su cuenta, sino un grupo "dirigido directamente" por el Daesh.

Los operativos creen que Es Satty es, sin duda, una pieza central de la célula, pero creen que no era el máximo responsable del grupo. Los Mossos investigan ahora su paso por la cárcel de Castellón y los contactos que mantuvo allí por si su radicalización tuvo lugar durante los dos años que estuvo entre rejas. Fue condenado a cuatro años (solo cumplió dos) por tráfico de estupefacientes tras ser sorprendido con un alijo de hachís en el ferry que une Ceuta con Algeciras. Salió de la cárcel en enero de 2012 y su vida es una incógnita hasta que reapareció como imán (no consta que antes lo fuera) en Ripoll a inicios de 2015.

Fotos

Vídeos