Identidad vasca y derechos sociales

Si algo une a la ciudadanía de Euskadi es su preocupación por la justicia social

Identidad vasca y derechos sociales
Braulio Gómez
BRAULIO GÓMEZ

Si hay una cosa que une a la mayoría de la ciudadanía vasca es su preocupación prioritaria por la justicia social. Y este valor compartido atraviesa territorios históricos, generaciones, ideologías y estatus económico. Del mismo modo que hay más ciudadanos vascos que prefieren que les suban los impuestos si con ello se mantienen y mejoran los servicios públicos, hay un extendido apoyo a un modelo socialdemócrata de sociedad donde el Estado tenga un papel importante en la redistribución de la riqueza, en la promoción de la igualdad de oportunidades y en la ayuda a los más desfavorecidos. Por eso no es extraño que, según el último Deustobarómetro, exista un amplio consenso en la sociedad vasca sobre la necesidad de blindar los derechos sociales en el Estatuto de Gernika. La mayoría de los votantes del PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE son partidarios de avanzar a través del desarrollo estatutario hacia la protección de derechos como la Renta de Garantía de Ingresos o el acceso a una vivienda digna. Solo los votantes del Partido Popular muestran su desacuerdo con esta medida.

En cambio, este consenso no se visibiliza cuando analizamos las opiniones de la ciudadanía vasca sobre los límites que debería tener una reforma del Estatuto. Por ejemplo, existe una clara división entre los partidarios de colocar las líneas rojas de la reforma en el respeto a la legalidad y a la Constitución española y los que se posicionan en contra de esta posibilidad. El derecho a decidir también divide a la sociedad vasca, incluso dentro de los votantes de partidos que adoptan en principio una posición favorable como PNV y Elkarrekin Podemos.

El consenso social sobre la protección de los derechos sociales es el reflejo de la jerarquización de problemas dentro de la ciudadanía vasca. La preocupación por las desigualdades ha sido el tema que más ha crecido en los últimos cuatro años. Si observamos el listado de los principales problemas de Euskadi, los políticos y territoriales están muy por debajo de la preocupación por la mala calidad de las condiciones laborales, el paro o los recortes en los servicios públicos. Los votantes más preocupados por las desigualdades son los de EH Bildu.

«La crisis económica ha sido devastadora para el sostenimiento y progreso del Estado de Bienestar»

Los efectos de la gran crisis económica han sido devastadores para el sostenimiento y progreso del Estado de Bienestar en todo el mundo, incluido Euskadi. La constatación de que la recuperación económica no viene acompañada de la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos, ni de la reducción de la pobreza ni de la desigualdad, ni del restablecimiento de la calidad de los servicios públicos previos explica la necesidad de este nuevo pacto social para sacar del debate político uno de los componentes más explicativos de la identidad vasca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos