El histórico etarra 'Pipe' San Epifanio, libre en dos semanas

Felipe San Epifanio.Gráfico
Felipe San Epifanio.

Dirigente de HB en los 90 y jefe de la red de extorsión, fue relegado a pistolero, detenido en 1994 en Barcelona y condenado a 250 años

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

El miembro de ETA Felipe San Epifanio, ‘Pipe’, saldrá de la cárcel dentro de dos semanas tras haber cumplido 23 años de los 250 a los que fue condenado por diversos atentados, entre ellos, el que causó la muerte al coronel Leopoldo García Campos, al que asesinó en Barcelona en 1994 de un disparo en la nuca. San Epifanio quedará en libertad tras haber cumplido toda su condena según el cómputo del antiguo Código Penal, por el que fue setenciado, y al haberse beneficiado de las redenciones por estudios. Además, la derogación de la ‘doctrina Parot’, que permitía extender las penas, ha adelantado su excarcelación.

‘Pipe’ es un etarra con un recorrido peculiar dentro de la organización terrorista. En los años 90 era uno de los principales dirigentes de HB, con un poder que muy pocos cargos de la mesa nacional habían atesorado. No solo era parlamentario y miembro de KAS -el núcleo duro de la izquierda abertzale y ETA- sino que también se encargó de poner en marcha el entramado de cobro del chantaje etarra -el ‘impuesto revolucionario’- a industriales vascos. En 1991, -después de que la Ertzaintza actuase contra las redes del chantaje- pasó a la clandestinidad y se le relegó a ser un simple pistolero del ‘comando Barcelona’. Esta evolución está relacionada con las crisis internas y las purgas -muchas de ellas aún sin aclarar- en la que se sumergieron los terroristas en los años 90. La depuración llevada a cabo en esas fechas, en las que algunos sectores barajaban dejar las armas, prolongaría los asesinatos durante un cuarto de siglo.

Se ha visto beneficiado por las redenciones por estudios y por la 'doctrina Parot'

San Epifanio había sido elegido parlamentario en la Cámara de Vitoria en 1987, cargo que mantuvo hasta 1990 y simultaneó con ser el ‘jefe de la extorsión’. En esa época representaba al sector más duro de la banda y de KAS, opuesto a quienes creían que ETA debía dejar las armas por la debilidad que suponían las masivas detenciones en Francia y el fracaso de las conversaciones de Argel con el Gobierno de Felipe González.

Tormenta política

En 1991 huyó a Francia después de que la Ertzaintza hubiera desmantelado su red de cobro del ‘impuesto revolucionario’. Esta operación sacó a la luz las relaciones de la mesa nacional y significados abogados de la izquierda abertzale a la hora de manejar la extorsión. Mientras en el País Vasco estallaba una tormenta política por estas revelaciones, ‘Pipe’ fue retenido en una casa de Bretaña hasta que se le indicó que debía pasar a España como miembro del ‘comando Barcelona’. Al parecer, fue duramente criticado dentro de ETA por haber creado una trama que se aprovechaba de las estructuras legales, con lo que ponía bajo la lupa de las fuerzas de seguridad la labor de parlamentarios y abogados.

Sería detenido en 1994 en la capital condal y condenado a 250 años. En prisión ha mantenido un perfil bajo pero siempre dentro de la ortodoxia de ETA.

Fotos

Vídeos