La Guardia Civil detiene en Berlín al último etarra con mando en la banda

Fotografía de archivo de una pintada de ETA./JESÚS ANDRADE
Fotografía de archivo de una pintada de ETA. / JESÚS ANDRADE

Mikel Barrios, quien fuera responsable del movimiento de armas de la organización, fue arrestado junto con Íñigo Gulina, buscado por 'kale borroka'

ÓSCAR B. DE OTÁLORA

El miembro de ETA Mikel Barrios, quien fuera uno de los últimos etarras con cierto mando en una organización en descomposición, fue detenido este viernes en Berlín junto con el presunto terrorista Íñigo Gulina Tirapu, un joven vinculado con la violencia callejera. El arresto de estos dos activistas se produce después de que la banda haya llevado a cabo su desarme y que haya iniciado un debate de resultado incierto sobre su disolución. Según los cálculos de las fuerzas de seguridad, ya apenas quedaría menos de una decena de activistas por detener, en su mayoría, militantes en una perpetua huida.

Mikel Barrios Santamaría nació en Pamplona hace 29 años y se dio a la fuga en 2008, al saber que estaba siendo buscado por su relación con sabotajes cometidos en la comunidad foral. Un año más tarde fue arrestado en Francia pero utilizó los procesos judiciales de extradición, en los que quedó en libertad a la espera de juicio, para desaparecer. Al año siguiente fue arrestado de nuevo en dos ocasiones pero no fue procesado por la valoración que los jueces franceses realizaron de las pruebas en las que se sustentaba la acusación en ese momento.

Se ha especulado con su ascendencia dentro de ETA y según algunos análisis, las sucesivas detenciones de los últimos jefes de la banda pudieron suponer que Barrios se convirtiera en un último etarra con cierto mando en la banda. Se le ubicó, antes del cese de la violencia, en las estructuras de la banda dedicadas a la 'logística', lo que le situaría en el entorno de los activistas que organizaron la entrega de la mayor parte del arsenal de la banda en abril de este año.

El segundo arrestado, Iñigo Gulina Tirapu, es también navarro y estuvo vinculado con actos de 'kale borroka' cometidos entre 2004 y 2007 contra bancos y edificios de Correo. Ese último años fue detenido por la Guardia Civil y procesado. Sin embargo, en 2009 quedó en libertad tras haber pagado una fianza de 6.000 euros. En 2013 no se presentó al juicio que tenía pendiente y desde entonces ha estado en paradero desconocido. Hasta que se tramite su extradición, los dos arrestados permanecerán en una prisión de Berlín. La operación ha sido llevada a cabo por la Oficina Federal de Investigación Criminal (BKA), y la policía del estado federado de Berlín. En su desarrollo ha colaborado la Guardia Civil.

Arresto en 2014

La última detención de un etarra en Alemania tuvo lugar en octubre de 2014, cuando fue detenido en la ciudad de Friburgo Tomás Elgorriaga Kunze, un ingeniero industrial que estaba implicado en el 'aparato logístico' de la banda. Elgorriaga, de madre alemana, trabajaba en la universidad de Friburgo con documentación falsa y estaba vinculado con el desarrollo de las bombas trampa sofisticadas de ETA desarrolló en los 90. Tras su arresto fue conducido a Francia, donde fue juzgado por pertenencia a banda armada. Condenado a dos años de prisión efectiva, una revisión judicial endureció su pena.

.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos