El Gobierno vasco presiona a Rajoy para que aborde ya la negociación de las transferencias

Erkoreka, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno de hoy./EFE
Erkoreka, durante la rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno de hoy. / EFE

Erkoreka anuncia, tras la «disposición efectiva» de Javier de Andrés a reactivar las conversaciones, que se pondrá en contacto con la vicepresidenta para «retomar» los traspasos

Olatz Barriuso
OLATZ BARRIUSO

El Gobierno vasco le toma la palabra a Javier de Andrés. El Ejecutivo de Iñigo Urkullu aprecia un «dato novedoso» en las palabras pronunciadas por el delegado del Gobierno en Euskadi el pasado 2 de enero sobre la conveniencia de retomar la negociación de las transferencias pendientes una vez que se solvente la crisis catalana, lo que, a su juicio, supone reconocer públicamente por primera vez la posibilidad de abordar el traspaso del régimen económico de la Seguridad Social, una materia que el Ejecutivo vasco considera prioritaria pero que plantea serios problemas a la Administración central por su carácter profundamente simbólico.

Consciente de ello, el Gobierno vasco está decidido a aprovechar la rendija abierta por De Andrés en vísperas de que arranque la negociación de los Presupuestos Generales del Estado, en la que el PNV puede ser clave de nuevo, y presiona para que se abran ya las conversaciones. El propio consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, desveló este martes que se pondrá en contacto «próximamente» con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para «retomar» la negociación. En la rueda de prensa tras el habitual consejo de gobierno de los martes, el también portavoz del Gabinete Urkullu constató la «disposición efectiva» a dialogar expresada por De Andrés y recogió el guante con entusiasmo, dispuesto a iniciar ya las conversaciones.

La reunión entre Erkoreka y Santamaría para repasar las materias pendientes para completar el Estatuto de Gernika, 37 según el informe que el Gobierno vasco remitió en verano a La Moncloa, está pendiente desde julio. El consejero vasco la solicitó entonces pero la cita nunca llegó a producirse, eclipsada, como casi todo lo demás, por el desafío independentista catalán. Las relaciones entre los Gobiernos central y vasco y entre PP y PNV quedaron semicongeladas tras la aplicación del artículo 155, aunque el Ejecutivo de Vitoria siempre ha insistido en que mantendría los contactos con Madrid en defensa de los intereses vascos al margen de los movimientos en Cataluña.

El Gobierno vasco cree que ha llegado la hora de coger el toro por los cuernos y forzar unas conversaciones que, según ha subrayado Erkoreka, «deben llevarse a cabo por imperativo legal». El cumplimiento íntegro del Estatuto, ha dicho, no es solo una «reivindicación histórica» de las instituciones vascas sino una ley que debe respetarse. «El Gobierno español sigue en deuda con Euskadi», ha subrayado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos