El Gobierno vasco pide que se aplique la ley 'mordaza' a los ertzainas que increparon a los consejeros

La consejera Beltrán de Heredia califica los hechos como «intolerables» y anuncia una denuncia contra los convocantes de la protesta

OCTAVIO IGEA

El Gobierno vasco va a pedir a la Justicia que aplique la ley 'mordaza' a los responsables de los incidentes ocurridos este jueves en la puerta del Parlamento después de que varios centenares de ertzainas increparan y acosaran a los miembros del Ejecutivo. La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha calificado los hechos como «intolerables, denunciables y sancionables», y ha anunciado que lo ocurrido «tendrá sus consecuencias».

La primera va a ser la denuncia que Lakua va a interponer contra los sindicatos convocantes, a los que se achaca haber vulnerado la Ley de Seguridad Ciudadana, norma que ha sido criticada en numerosas ocasiones por el PNV, que ha llegado a pedir su derogación. Las centrales se exponen a sanciones de entre 601 y 30.000 euros por generar desórdenes públicos y obstaculizar la labor de representantes públicos.

Duró apenas unos minutos, pero el incidente registrado este jueves fue de «máxima gravedad». 250 agentes de la Ertzaintza, según los datos aportados este viernes por Beltrán de Heredia, elevaron el tono de sus protestas a la entrada de los miembros del Gobierno al Parlamento. Trasladaron la manifestación de la acera de enfrente a la misma puerta de la Cámara y obligaron a los ertzainas destinados en el legislativo a establecer un perímetro de seguridad para abrir un pequeño pasillo entre forcejeos. Por ahí pasaron el lehenedakari y su equipo entre gritos. La situación fue duramente criticada por el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, que expresó su «bochorno» por lo ocurrido.

La consejera de Seguridad aprovechó su comparecencia en el pleno de control celebrado este viernes para cargar con dureza contra los manifestantes, a los que ha reprochado que «vulneraran el cordón de seguridad» y «se les olvidara que se deben a la ciudadanía y sus instituciones». «Fue breve pero intolerable», insistió Beltrán de Heredia tras sentenciar que la protesta «incumplió las leyes básicas de la convivencia».

Discurso duro

Durante un discurso muy duro la consejera ha señalado directamente al sindicato Erne, mayoritario en la Ertzaintza. Y ha anunciado que pedirá responsabilidades administrativas a sus responsables por la convocatoria de la protesta a través de la aplicación de la conocida como ley 'mordaza'. Esta misma semana el PNV mantiene negociaciones en el Congreso para intentar, como mínimo, atenuar su contenido. Entre otros, el artículo 36 que señala los actos tipificados como infracciones graves de la seguridad ciudadana, el que se va a esgrimir contra los manifestantes de este jueves.

Beltrán de Heredia ha comparecido a petición del PP, cuya parlamentaria Nerea Llanos le ha pedido explicaciones sobre el dispositivo policial organizado la semana pasada con motivo del partido que enfrentó al Athletic con el Spartak de Moscú en el que falleció un agente. Pero era imposible que el debate en el pleno se abstrayera de lo ocurrido este jueves a las puertas de la Cámara. «Los agentes tienen la sensación de que a la consejera no le importa que haya heridos. No se quejaban para pedir una subida de sueldo sino porque están hartos», ha advertido Llanos. Tras escuchar a la consejera la acusó de «amenazar a los ertzainas por llevarle la contraria».

El Gobierno vasco declinó hablar este jueves sobre los incidentes del Parlamento, pero ayer mostró su absoluto malestar a través de la consejera de Seguridad. Beltrán de Heredia ha reprochado a los sindicatos la protesta «cuando saben que la semana que viene nos vamos a reunir». El Ejecutivo ha llamado a las centrales a participar el lunes en una mesa bilateral y el martes en el consejo de la Ertzaintza en el que se va a abordar la renovación de la Brigada Móvil. Erne ya se ha desmarcado de ambas citas, según Lakua.

Las citas prometen ser tensas ya que Beltrán de Heredia ha reclamado a los sindicatos que promovieron la protesta de este jueves a que expliquen «qué otras normas de convivencia están dispuestos a vulnerar» y «qué es eso de la huelga encubierta». Las centrales han amenazado con plantarse ante la visita de los ultras del Olimpique de Marsella el día 15 a Bilbao.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos