El Gobierno vasco cree «desproporcionada» la encarcelación de los líderes de ANC y Ómnium

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka. / E.C.

El portavoz, Josu Erkoreka, ha ido más allá que el lehendakari y ha asegurado que la medida «contribuye a tensionar a la sociedad cuando lo que se necesita es justamente lo contrario»

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha ido hoy un paso más allá de lo que lo hiciera ayer el lehendakari y ha calificado como «desproporcionada» la decisión de la Audiencia Nacional de encarcelar a los líderes de la ANC y Ómnium, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, por un delito de sedición. «No me parece necesario ni idóneo», ha lamentado Erkoreka en su rueda de prensa habitual de cada martes. «Contribuye a tensionar a la sociedad cuando lo que se necesita es jústamente lo contrario».

Apenas unos minutos después de que la jueza Carmen Lamela enviara anoche a prisión a los líderes independentistas, a los que acusa supuestamente de dirigir y alentar a las masas el 20 y 21 de septiembre para impedir que se llevara a cabo la Operación Anubis contra la organización del referéndum ilegal del 1-O, Urkullu mostró su pesar a través de las redes sociales. Apeló, nuevamente, al diálogo como solución a la crisis de Cataluña y rechazó la judicialización de la política.

Tras el Consejo de Gobierno Erkoreka se ha sumado hoy a la tesis del lehendakari asegurando que las decisiones jurídicas son «preocupantes» y «más aún si se toman en la vía penal» cuando «se acababa de abrir una puerta al diálogo». A preguntas de los periodistas, el portavoz del Ejecutivo autonómico ha asegurado que el fallo judicial redactado anoche por Lamela «deja mucho que desear» porque, a su juicio, el encarcelamiento de Sánchez y Ciuxart «no es proporcionado, necesario ni idóneo respecto a los objetivos que se quieren conseguir».

Tras pedir que «se extremen la cautela y la proporcionalidad» en las decisiones que empiezan a tomarse respecto a la crisis política de Cataluña, Erkoreka ha hecho una «defensa sistemática» del diálogo que deben emprender la Generalitat y el Gobierno central. «Ha sido el ‘leitmotiv’ de nuestros mensajes durante meses y no nos vamos a apear ahora de él», ha añadido antes de asegurar que las partes aún pueden frenar lo que viene definiéndose como el choque de trenes entre administraciones.

Según el portavoz vasco, los plazos -el Estado requiere a Puigdemont que responda antes del jueves- «nunca han sido un problema si las partes se quieren sentar a hablar». Más aún cuando considera que el Govern no ha declarado la independencia -«si lo hubiera hecho no estaría la CUP pidiendo un pleno extraordinario»- y Madrid no ha empezado con el protocolo requerido para aplicar el artículo 155 de la Constitución.

«Sería injustificable»

Además de abrir una crisis política sin precedentes, la apuesta secesionista de la Generalitat y el rechazo del Estado ha enfriado las relaciones entre PP y PNV, lo que se está traduciendo en un frenazo a sus fructiferos encuentros. La negociación para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado se ha pospuesto ‘sine die’, la de las competencias reflejadas en el Estatuto pendientes de transferir a Euskadi que debe sentar a la misma mesa a los Gobiernos central y vasco sigue sin fecha de arranque y el pacto para la actualización de la Ley del Cupo -firmada en mayo- aún no ha sometido a votación en el Congreso, requisito indispensable para que adquiera validez.

Respecto a este último tema el portavoz jeltzale en el Congreso, Aitor Esteban, preguntará mañana al Gabinete Rajoy. Consultado al respecto, Erkoreka no ha querido «ni ponerme en la hipótesis» de que el pacto sobre el Cupo no se materialice. «Los acuerdos están para cumplirse y no hay razón alguna que justifique su retraso», ha advertido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos