El Gobierno vasco busca la ayuda de la comunidad islámica para prevenir el yihadismo

El imán de la mezquita de Begoña conversa con un fiel./Borja Agudo
El imán de la mezquita de Begoña conversa con un fiel. / Borja Agudo

El lehendakari ha presentado esta tarde en Vitoria un plan para trabajar la integración y la seguridad

LORENA GIL

El Gobierno vasco creará una comisión asesora de colaboración con las comunidades islámicas de Euskadi para «reconocer y promover un islam tolerante y abierto», pero también para identificar y prevenir posibles casos de radicalización. Especialmente, entre la población más joven. La puesta en marcha de este foro, que comenzará a funcionar a lo largo del próximo año, forma parte del nuevo plan de actuación del Ejecutivo autónomo para hacer frente a este tipo de «terrorismo de pretexto religioso» que este lunes presentó en Vitoria el lehendakari, Iñigo Urkullu.

Cinco consejerías se coordinarán en esta legislatura para prevenir el yihadismo en el País Vasco. Además de la Secretaría de Convivencia, adscrita a Presidencia, trabajarán en este ámbito los departamentos de Trabajo y Justicia; Seguridad; Empleo y Políticas Sociales; y Educación. Sus máximos responsables comparecieron también en Lehendakaritza. «Nos enfrentamos a una amenaza grave y global que requiere de una estrategia concreta, integral e inteligente», expresó Urkullu. El Gobierno vasco constituyó el pasado mes de junio, a propuesta del lehendakari, un grupo de trabajo destinado a desarrollar una estrategia de acción que permitiera hacer frente al yihadismo en Euskadi.

Más información

El resultado fue la propuesta dada a conocer este lunes y que, además de la seguridad, abordará materias como la educación, la cohesión social, la integración intercultural e interreligiosa y la colaboración internacional. El plan –se abrirá un periodo de cuatro meses para recoger aportaciones al mismo– recoge, entre otras propuestas, la creación de este foro de identificación temprana de procesos de radicalización para que en ámbitos de trabajo preferentes, como centros tutelados y prisiones, principalmente, se analicen indicadores de radicalización, perfiles, vínculos de riesgo y estrategias de intervención de carácter pedagógico.

Este modo de actuar se centra en la prevención para «impedir» que nadie se convierta en terrorista en línea con los pilares de la estrategia de la UE de lucha contra el terrorismo.

Se prevé una formación específica y permanente de los policías que trabajen en este ámbito e intensificar la colaboración con otros cuerpos policiales, así como con servicios de inteligencia tanto de los países desde los que proceden los terroristas como de aquellos objetivo de sus atentados.

Estas medidas se complementan con una actuación socio educativa con módulos para la prevención de la radicalización violenta destinados a menores y jóvenes que se encuentran en pisos tutelados por las instituciones, por un lado, y a quienes estén recluidos en centros penitenciarios.

También se propone crear el Consejo Interreligioso vasco, con presencia de las confesiones con notorio arraigo en Euskadi, que tendrá como función actuar como referente en la respuesta frente al terrorismo yihadista y ante cualquier forma de xenofobia, islamofobia o racismo.

Durante su presentación, el lehendakari ha dicho que este plan tiene como objetivos centrales «proteger y promover una convivencia basada en la cohesión social y el respeto al pluralismo» y «crear las condiciones de máxima seguridad posible frente al terrorismo internacional de pretexto religioso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos