El Gobierno español acusa por primera vez a Rusia de interferir en la crisis catalana

Los ministros de Exteriores Sebastian Kurz (Austria), Didier Reynders (Bélgica) y Alfonso Dastis (España)./AFP
Los ministros de Exteriores Sebastian Kurz (Austria), Didier Reynders (Bélgica) y Alfonso Dastis (España). / AFP

Rajoy habla en público de las maniobras de los servicios extranjeros y Cospedal y Dastis apuntan al país presidido por Putin

MELCHOR SÁIZ-PARDO

Se acabaron las caretas diplomáticas. El Gobierno español ha dicho basta, hasta el punto de que Mariano Rajoy, de forma pública y por primera vez en su carrera, ha denunciado de forma velada las injerencias de servicios extranjeros. Las actividades en España del Sluzhba Vneshney Razvedki, SVR, el Servicio de Inteligencia Exterior ruso, de sus agencias de propaganda camufladas de medios de información (toleradas hasta ahora) y de sus ciberactivistas a sueldo han ido demasiado lejos por la crisis catalana.

Los informes del Centro Nacional de Inteligencia remitidos entre octubre y los primeros días de noviembre a La Moncloa coinciden en su análisis: las interferencias de Moscú, sobre todo a través de informaciones «directamente falsas» o «provocadoras», se han multiplicado de forma «exponencial» en las últimas semanas. Parte de esos documentos -consultados por este periódico- inciden en que la crisis secesionista, un argumento ajeno y desconocido para el público ruso, es solo la coartada para lanzar duros ataques a la UE, como lo fue el Brexit.

Los documentos de la inteligencia española hablan de una escalada sin precedentes. Nada que ver con las advertencias del Departamento de Seguridad Nacional (DSN) y del CNI en 2014 cuando por primera vez denunciaron de manera eufemística que «servicios extranjeros» estaban siendo cada vez más hostiles a los intereses nacionales y que no dudaban, incluso, en intentar entrar en los dispositivos telemáticos de los altos cargos del Gobierno. Entonces estaban sobre la mesa la crisis de Crimea y los encontronazos con Ucrania y se trataba de ganar a la opinión pública europea.

Ahora -detallan los documentos de la inteligencia española- la campaña del Kremlin es menos sutil. Los dos medios más potentes de «contrainformación exterior», propaganda y desinformación de Moscú se han metido de lleno en la crisis catalana. ‘Rusia Today’ (RT), el informativo en inglés financiado exclusivamente por el Gobierno de Putin, y la agencia de información ‘Sputnik’, también dependiente.

RT y sus portales paralelos han convertido la crisis catalana en una de sus principales noticias, en algunos casos, con informaciones falsas. «Tanques en las calles de Barcelona: España y Cataluña al borde de un desenlace definitivo» y «¿Por qué la OTAN no bombardea Madrid?» y son dos de las informaciones transmitidas por RT, empeñada en comparar la situación de Cataluña con la de Kosovo o Crimea, en dar a entender, que la UE ha reconocido la autodeterminación de la Cataluña o que arrecian las criticas internacionales a España por parte de sus socios comunitarios.

Sputnik, por su parte, es todavía más parcial. El recuento de los servicios de inteligencia apunta a más de 300 informaciones sobre Cataluña en las que, una vez más, un portavoz de una organización o un analista siempre favorable a las tesis secesionista sirve para justificar un titular.

Fotos

Vídeos