El Gobierno advierte de que no tolerará comportamientos «mafiosos»

Manifestantes ifrente a la Policía en Barcelona durante la protesta por la intervención policial y las cargas en el referéndum / EFE

La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, acusa a Puigdemont de «echar a sus seguidores a la calle», perdiendo «cualquier vergüenza democrática»

EUROPA PRESS

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este lunes que el Estado tiene «absolutamente controlada» la situación en Cataluña y ha añadido que no van a tolerar comportamientos «mafiosos» como las amenazas y coacciones que están recibiendo agentes y responsables de hoteles por parte de grupos independentistas.

Santamaría, que ha realizado declaraciones a los medios de comunicación tras participar en la tercera edición del Summit Shopping Tourism & Econom, ha leído textualmente un mensaje que recibió anoche de la Guardia Civil: «Debido a una reunión que hemos tenido con responsables del ayuntamiento de Pineda del Mar, nos vemos obligados bajo amenaza de cerrarnos los hoteles durante cinco años, a desalojar el contingente de policías nacionales de nuestros hoteles».

Según la vicepresidenta del Gobierno, «esto es un comportamiento mafioso». «Y no vamos a tolerar comportamientos mafiosos de los ayuntamientos en Cataluña», ha afirmado rotunda, para añadir después que el Gobierno que dirige Carles Puigdemont y los independentistas han perdido «cualquier vergüenza democrática».

Precisamente, la Fiscalía General del Estado está analizando si procede iniciar actuaciones penales respecto de las expulsiones de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se produjeron este lunes en diferentes hoteles de Cataluña. Tras recibir la información sobre estos hechos, el Ministerio Público estudia si existen indicios de amenazas u otras presiones ilegales sobre los responsables de esos locales o los trabajadores de los mismos.

Impedir que se cumpla la Ley

Sáenz de Santamaría ha cargado duramente contra Puigdemont, quien, según ha recalcado, «ha echado a sus seguidores a la calle para impedir que se cumpliera la Ley y para impedir que se respetara a la Justicia». Ante esa situación, ha subrayado que el Gobierno del PP está para «defender los derechos y las libertades del conjunto de los españoles, que han sido sistemáticamente pisoteados por la Generalitat».

En este sentido, ha recordado que en la jornada del 1 de octubre hubo «400 agentes de la Policía y la Guardia Civil» que tuvieron que sen atentados. «Y todo esto no habría ocurrido si Puigdemont y los que le acompañan fueran unos gobernantes democráticos que respetan la ley y respetan la Justicia».

Al ser preguntada expresamente si el Gobierno tiene la situación controlada, la vicepresidenta ha respondido rotunda «absolutamente». Según ha añadido, Puigdemont y sus socios quieren hacer de Cataluña «un lugar sin ley» y eso «no se le puede permitir ni España ni el conjunto de la UE». «Impidiendo ese referéndum ilegal, hemos permitido que la UE siga siendo un Estado de Derecho», ha apostillado.

Fotos

Vídeos