El Gobierno descarta imitar a Francia y acercar a presos de ETA

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, y su homóloga francesa, Nicole Belloubet, en el centro de la imagen, tras la reunión de ayer./E. C.
El ministro de Justicia, Rafael Catalá, y su homóloga francesa, Nicole Belloubet, en el centro de la imagen, tras la reunión de ayer. / E. C.

El ministro de Justicia dice entender la política del Ejecutivo de París tras mantener la primera entrevista con su homóloga gala

FERNANDO ITURRIBARRÍA

El Gobierno español descarta seguir el ejemplo de los acercamientos individualizados de presos de ETA a cárceles próximas a Euskadi iniciados por Francia pese a que los entiende por ajustarse a la legislación penitenciaria gala. El mensaje fue enunciado ayer en París por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, tras mantener con su homóloga francesa, Nicole Belloubet, su primera entrevista personal en la que fue informado de los movimientos emprendidos por París.

«No hay ningún elemento que nos haga modificar nuestro planteamiento», declaró Catalá tras la reunión de trabajo a la que también asistió el director general de la administración penitenciaria francesa. «Nosotros tenemos nuestro marco normativo al igual que lo tiene el Gobierno francés. Nuestra legislación penitenciaria y también las políticas que se están llevando a cabo en relación con los presos de ETA son de sobra conocidas», puntualizó. En España la calificación en el tercer grado y los beneficios penitenciarios contemplados en la ley están condicionados a que el preso muestre signos inequívocos de haber abandonado los fines y los medios terroristas, y, además, haber colaborado activamente con las autoridades, exigencias ausentes en la legislación francesa a la hora de atender las peticiones individuales de acercamiento familiar.

Catalá expuso que «lo que a mí me ha informado la ministra es que las medidas que han tomado se hacen en estricta aplicación de la legislación penitenciaria francesa». «No hay ninguna medida singular, no hay ninguna medida colectiva», insistió. Además del grado de cumplimiento de la pena y de las circunstancias individuales de cada caso, existe el criterio adicional de que los acercamientos son aplicados «a presos que no sean objeto de procesos de extradición o que estén pendientes de causas en España». Este requisito no lo cumple una treintena de los 56 presos de ETA existentes actualmente en Francia.

Veinte solicitudes

El Gobierno de Macron inició la semana pasada las aproximaciones con el traslado de Zigor Garro y Julen Mendizabal a la cárcel de Mont-de-Marsan (Las Landas), el penal francés más cercano al País Vasco. El Ministerio de Justicia galo tiene sobre la mesa una veintena de solicitudes individuales de acercamiento que estudia caso a caso pero se desconoce el alcance final de los movimientos. «No me parece que haya nada que presagie alguna medida colectiva en el futuro sino todo lo contrario», dijo Catalá.

El ministro transmitió a Belloubet «la especial sensibilidad que en España existe en torno a las víctimas del terrorismo», cuyas tres principales asociaciones han sido informadas en París de la dinámica de traslados en reuniones mantenidas en enero y febrero. «Me dicen que entendieron perfectamente esta política penitenciaria francesa y que no podrían hacer otra cosa distinta porque entonces sería un trato discriminatorio no justificado», observó. «Nosotros entendemos que son las medidas que tiene que adoptar el Gobierno francés y lo entienden también las asociaciones. Es una manifestación más de la normalidad de las relaciones bilaterales», aseguró el ministro.

Catalá y Belloubet presidieron en la sede del Ministerio de Justicia francés la clausura de la reunión bilateral de jueces y fiscales sobre antiterrorismo y crimen organizado. La cumbre contó con la participación de magistrados especializados españoles y de sus colegas franceses. Formaron parte de la delegación desplazada desde Madrid el presidente de la Audiencia Nacional, José Ramón Navarro; la presidenta de la Sala de lo Penal, Concepción Espejel; y el fiscal jefe, Jesús Alonso. Por parte francesa participaron el fiscal jefe de París, François Molins; el juez de instrucción Christophe Teissier, y el jefe de la Policía antiterrorista, Philippe Chadrys.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos