La portavoz de los presos de ETA promete defender sus ideas sólo por vías políticas

La portavoz de los presos de ETA. Iratxe Sorzabal./E. C.
La portavoz de los presos de ETA. Iratxe Sorzabal. / E. C.

Un tribunal de París condena a Iratxe Sorzabal a un año de prisión, una de las más bajas pronunciadas en Francia en causas contra ETA

FERNANDO ITURRIBARRIAPARÍS

Iratxe Sorzabal Díaz, ex interlocutora oficial de ETA en el frente negociador y actual dirigente del colectivo de presos EPPK, declaró ayer en un juicio en París que «no reniego de mis ideas y las defenderé con medios exclusivamente políticos». El Tribunal Especial de lo Criminal la condenó a un año de prisión, una de las penas más bajas impuestas a etarras en Francia, tras escuchar su declaración en el último turno de palabra antes de retirarse a deliberar el veredicto.

La sentencia considera a Sorzabal (Irún, 1971) culpable de haber participado en una asociación de malhechores con fines terroristas entre julio y diciembre de 2007. Se basa en la identificación de sus huellas en un Peugeot 307 robado y utilizado por activistas de ETA en ese período que fue abandonado en Las Landas el 1 de diciembre de 2007 en su huida por el comando que aquel día acababa de asesinar a los guardias civiles Fernando Trapero y Raúl Centeno en Capbreton.

Las huellas, detectadas en elementos no fijos del coche, no probaban por consiguiente su presencia en el escenario del doble crimen y ni siquiera que hubiera sido usuaria del automóvil. En la sentencia de aquel caso, dictada en abril de 2013, Sorzabal fue condenada a cinco años en su ausencia ya que no fue detenida hasta el 22 de setiembre de 2015 en la localidad vascofrancesa de Saint-Etienne de Baigorri. El tribunal la absolvió entonces de receptación del vehículo sustraído y solo retuvo el cargo de asociación de malhechores.

En el nuevo juicio, esta vez en su presencia, la fiscal Maryvonne Caillibotte pidió ayer una pena de cuatro años de prisión. La abogada Xantiana Cachenaut no contestó el valor probatorio de las huellas pero solicitó a los jueces «sentido común y mesura ante unos hechos muy tenues».

Cataluña y el 1-O

Antes, Sorzabal había dado lectura a un texto en el que sostuvo que «España no es una democracia» y puso como ejemplo «las imágenes en el referéndum de Cataluña de ciudadanos pacíficos golpeados para impedirles votar». Tras mencionar el reciente informe encargado por el Gobierno vasco sobre la práctica de la tortura, recordó «los cinco días y cinco noches» que pasó en 2001 detenida por la Guardia Civil y afirmó que el ‘protocolo de Estambul’, que le ha sido aplicado a iniciativa de la justicia francesa, «ha probado que fui torturada».

Ante la insistencia de la jueza Jacqueline Audax, presidenta del tribunal, sobre sus planes de futuro, acabó por expresar el deseo de «vivir en un País Vasco libre» y «por supuesto proyecto estar con mi hija». La niña nació el verano de 2009 en una clínica de Annecy (Saboya) y su paternidad fue reconocida en 2011 ya en la cárcel por Mikel Karrera Sarobe, condenado a cadena perpetua por los asesinatos de Capbreton.

Temas

Eta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos