Exigencias

Los socialistas no han admitido ninguna propuesta del plan de Mariano Rajoy para lograr que nos entendamos, ya que creen que mientras siga él no habrá entendimiento posible

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. /AFP
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. / AFP
MANUEL ALCÁNTARA

Cuando le preguntaron a Bernard Shaw si creía que los martes y 13 acarreaban mala suerte respondió con otra pregunta: ¿Por qué ese día va a ser una excepción? Los días no son tan malos si se esperan otros peores y de eso proviene la nostalgia del futuro. Los socialistas no han admitido ninguna propuesta del plan de Mariano Rajoy para lograr que nos entendamos, ya que creen que mientras siga él no habrá entendimiento posible. La clave, como siempre, es el dinero y el PSOE exige más del que hay para pactar la financiación. Se trata de mantener la suficiencia financiera y el llamado 'bienestar', que más de la mitad de los españoles sólo conocen de oídas, porque jamás lo han visto. Todos los convenios ofrecen la ventaja de que son para después, mientras la recuperación de la vivienda, que es verdad, ha hecho resurgir a las empresas inmobiliarias. Nuestra casa es nuestro castillo, aunque la inmensa mayoría de los españoles no pueda decir que las almenas son suyas hasta que termine de pagar los plazos.

El presidente del Gobierno ha conseguido frenar la guerra judicial con Atlantia por el control de Abertis. El miedo guarda la viña, aunque los vendimiadores se estén frotando las manos, siempre ocupadas en cosas más productivas. Cuando Pablo Neruda escribió su famoso poema 'España pobre por culpa de los ricos' fue acusado de demagogo. Ciertamente lo era, pero eso no quiere decir que no llevara razón. Lo que ahora exige el PSOE es más dinero para pactar la financiación. Mientras, el Papa celebra sus cinco años de difícil reinado. Según aseguran los que saben de cuestiones vaticanas, Bergoglio ha normalizado el papado, que antes era imperial y ahora es de servicio. No hay poderes inermes. Aunque luchen con otras armas, todos persiguen la victoria, porque ganando se aprende. Su interlocutor es China. Buen diálogo, santidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos