Esquerra se debate entre mantener su pacto con el expresident o dejarle caer

Tardà sigue desde la tribuna junto a Gabriel Rufián la sesión constitutiva del Parlament catalán celebrada el pasado 17 de enero. /EFE
Tardà sigue desde la tribuna junto a Gabriel Rufián la sesión constitutiva del Parlament catalán celebrada el pasado 17 de enero. / EFE

Tardà abre la puerta a un candidato alternativo asegurando que se debe «sacrificar» a Puigdemot si su situación dificulta conformar el Govern

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

La granítica unión del bloque independentista catalán en torno a la figura de Puigdemont tras el 21-D mostró ayer su primera fisura. ERC se debate entre mantener su pacto con el expresident o dejarle caer para poder avanzar sin la amenaza judicial. Así lo evidenció el portavoz de Esquerra en el Congreso, Joan Tardà, que abrió una inesperada puerta a otras candidaturas alternativas al asegurar que no vería con malos ojos «sacrificar» al líder del anterior Ejecutivo si es necesario para poder tener Govern cuanto antes. A Tardà le desdijo el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, asegurando que «en el momento más feroz del embate», en alusión al férreo escrutinio que mantiene el Gobierno central, «queda claro que Puigdemont debe ser nuestro candidato».

Pero la duda ya está sembrada. Tardà concedió ayer una entrevista a ‘La Vanguardia’ en la que era meridianamente claro sobre el futuro cercano. Reivindicaba por delante de cualquier otra cosa la necesidad de reactivar la Generalitat, que lleva tres meses en manos del Ejecutivo central, para recuperar «la normalidad». El objetivo del independentismo es que Puigdemont se convierta en president y que el líder de ERC, Oriol Junqueras, sea nuevamente el vicepresidente pese a seguir encarcelado, «pero que hay un bien superior: que haya Govern», matizó.

En ese sentido, Tardà garantizó el apoyo de ERC al candidato a la investidura que presente JxCat, que sumaría los votos necesarios si añade los que brindará la CUP, pero recalcó que la conformación del Govern queda por encima de cualquier nombre y las causas personales. «Si hay que sacrificar al presidente Puigdemont tendremos que hacerlo. ¿O no ha habido patriotas a lo largo de la historia que se han tenido que sacrificar con el fin de avanzar y seguir siendo lo que somos: una nación sin Estado?», aseguró el diputado republicano. Pidió que se actúe «con el cerebro y no con las vísceras». No dar pasos en falso que pongan en riesgo la mayoría independentista lograda en las elecciones de diciembre. «No podemos jugar a la ruleta rusa».

Aclaración y respuesta

La corrección a Tardà llegó desde la propia cúpula de su partido, que lanzó a su portavoz para enmendarle la plana públicamente y asegurar en la emisora catalana RAC 1 que en ERC no barajan un ‘plan b’. Sergi Sabrià ratificó que el objetivo de los partidos independentistas mañana será la celebración del pleno en el Parlament «y la investidura de Puigdemont». Cuestionado sobre la discrepancia de criterio con Tardà, Sabrià objetó que la entrevista que recoge las declaraciones del diputado republicano se realizó a lo largo de la pasada semana, antes de conocerse la decisión adoptada por el Tribunal Constitucional (TC) la noche del sábado. «Una aberración jurídica» considera el portavoz de ERC la decisión del TC, que condiciona la investidura de Puigdemont a que acuda al pleno con autorización judicial.

Pero la aclaración de Sergi Sabrià no fue el último capítulo de la historia. El broche lo quiso poner Tardà ahondando en el debate vía Twitter para que quedara claro que existen dudas. Desde su perfil personal, el portavoz de ERC en el Congreso se «reafirmó» en sus tesis y en la vía doble que maneja. La primera, la necesidad de devolver a Puigdemont y Junqueras el estatus que tenían antes de su cese por la aplicación del artículo 155 de la Constitución. La segunda, que debe haber alternativas pese a lo que dice el partido. «El bien superior a preservar es la titánica victoria independentista del 21-D».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos