De error en error

El PP de Rajoy se afana en perder apoyos. Ayer, de mujeres y jubilados

De error en error
Alberto Ayala
ALBERTO AYALA

Los ciclos políticos raramente terminan de forma abrupta. No salvo que se produzca algún hecho o concatenación de ellos que por su especial relevancia sean capaces de convulsionar a un país y cambiar la intención de voto de cientos de miles de personas de la noche a la mañana. ¿Recuerdan la sorprendente, por inesperada, derrota de Rajoy ante Zapatero tras los atentados del 11-M de 2004?

Lo usual es que la alternancia sea el fruto de un desgaste continuado en el tiempo. De una suma de pequeños y grandes errores que terminan por alejar a un gobierno, a un partido, de la mayoría social.

Tengo la impresión de que el PP de Rajoy hace ya tiempo que ha enfilado la puerta de salida. Lo dice mi intuición. Y lo confirman los sondeos, que sitúan a Ciudadanos por encima en intención de voto, aunque la implantación territorial de los conservadores y la ley electoral no facilitarán el ‘sorpasso’.

Los populares van de desatino en desatino hace tiempo. Y no hablo sólo de esa corrupción que dieron erróneamente por amortizada a efectos electorales. Ni de la antipolítica aplicada al conflicto catalán que les llevó al batacazo en los comicios de diciembre. Me refiero, sobre todo, a esa suma de continuos desaciertos que debilitan a un partido lenta pero inexorablemente.

El día de ayer es un buen ejemplo de cómo perder votos aquí y allá. Resulta difícil meterse en tantos charcos con tal falta de tino en tan pocas horas y enfadar así a mujeres y jubilados.

Se puede estar o no de acuerdo con la huelga y los paros convocados para el 8 de marzo en protesta por la vergonzosa brecha salarial que padece la mujer en España, que es de 23 puntos por 14 de media en Europa. Pero decir que es «insolidaria», «elitista» y que «busca el enfrentamiento», como sostiene el argumentario del PP, denota una insensibilidad ofensiva.

No estuvo más acertado el presidente en su respuesta el Congreso a UPN, que le instó a revalorizar las pensiones para que los jubilados no sigan perdiendo poder adquisitivo. Cuando crece la protesta en la calle, Rajoy no tuvo mejor ocurrencia que limitarse a responder: «gobernar está por encima de las buenas intenciones».

Para completar el día, el director de Ifema ordenaba retirar de la feria Arco una obra sobre ‘presos políticos’ que incluía imágenes de Junqueras y los ‘jordis’. Se puede discrepar de que sean ‘presos políticos’, personalmente discrepo, pero el PP no puede seguir constriñendo libertades, tampoco la de creación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos