Erkoreka cree «preocupante» que el ministro de Justicia «no quiera cumplir la ley»

Josu Erkoreka./E. C.
Josu Erkoreka. / E. C.

Advierte al Gobierno central de lo «grave» que sería supeditar el traspaso de transferencias pactadas al resultado de la negociación de los Presupuestos del Estado que puedan tener PP y PNV

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

El portavoz del Gobierno vasco ha asegurado este martes que la posibilidad de que el Estado esté repensándose la transferencia de la gestión de las prisiones al Ejecutivo autonómico sería «injustificable» e «impensable» porque la cesión viene fijada en el Estatuto de Gernika. Después de que Rafael Catalá, deslizara ayer que no es el momento oportuno para abordar la materia, Josu Erkoreka ha tildado de «reocupante» que «un ministro de Justicia defienda que no se cumpla la ley». «Quiero pensar que sus palabras no fueron bien interpretadas o que no quería decir lo que dijo», ha añadido irónicamente. Sutil ha sido también reprochando, sin nombrarlo, al PP que pueda supeditar el traspaso a que el PNV apoye los Presupuestos Generales del Estado (PGE). «Sería grave», ha advertido.

Durante una conferencia que ofreció ayer en Bilbao el ministro Catalá puso en duda «que sea el momento para ampliar transferencias» y apostó por «fortalecer los instrumentos de colaboración y cooperación o que el Gobierno central vuelva a asumir políticas públicas esenciales». Las palabras recibieron la respuesta inmediata de la consejera de Justicia, María Jesús San José, y han vuelto a ser reprobadas hoy por el portavoz de un Gobierno vasco que tiene entre sus prioridades de la legislatura avanzar en la materialización del Estatuto. Y, por encima de todo, lograr el traspaso de la gestión penitenciaria y la tesorería de la Seguridad Social de forma inmediata.

A comienzos de septiembre ambas administraciones estaban a punto de abrir las negociaciones, pero la crisis catalana ha enfriado el proceso. Lo ha helado más bien. Las discrepancias sobre la aplicación de 155 que mantienen PP y PNV parecen haber cerrado la puerta a un pacto para aprobar los PGE y también el traspaso de funciones.

Consultado al respecto en su comparecencia habitual de cada martes tras el Consejo de Gobierno, Erkoreka ha reprochado la “incoherencia” de Catalá y el Gabinete Rajoy. «Han convertido en su santo y seña que se cumpla la ley en Cataluña pero saben que el Estatuto lleva 38 años en vigor y aún no se ha completado». El ejecutivo vasco actualizó, a petición del Parlamento, hace unas semanas la lista de transferencias pendientes, que actualmente cifra en 37. El informe ha sido remitido también a La Moncloa, «así que saben de qué hablamos y cuáles son nuestras prioridades», ha recalcado el portavoz antes de mostrar su «disposición» a abrir negociaciones inmediatas para «desbloquear» la situación.

«Que se lo digan a la sociedad»

Pero quien parece haber perdido la disposición es el Gabinete Rajoy, que sigue sin poner fecha a la reunión que Erkoreka y la vicepresidenta Sáenz de Santamaría iban a mantener en septiembre, antes de que estallara la crisis de Cataluña y el PNV se desmarcara de sus Cuentas. ¿La respuesta es bloquear cualquier traspaso? «Subordinar el cumplimiento de la ley a temas personales u oportunidades partidistas sería muy peligroso», ha asegurado Erkoreka antes de matizar un posible frenazo a las transferencias pactadas. «Si alguien cree que el Estatuto de Gernika fue muy lejos o que no es posible completarlo debe decírselo a la sociedad vasca».

El Gobierno vasco es consciente de que la mayor parte de los logros obtenidos este año del Estado -acuerdo sobre el Cupo, impulso al TAV, retirada de recursos judiciales a leyes autonómicas, acuerdos sobre la Ertzaintza...- se deben a la necesidad del PP de ‘cortejar’ al PNV, pero en el tira y afloja que está comenzando el Ejecutivo sigue manteniendo, al menos en sus declaraciones oficiales, que las cuitas partidistas no pueden interferir en la relación de las administraciones. El lehendakari aseguró en el epílogo de su viaje a Canadá el viernes que no iba a romper vínculos con Rajoy pese a las discrepancias sobre Cataluña y la presión de EH Bildu y Podemos en el Parlamento, por lo que se espera que la reacción sea la misma en Madrid por mucho que los nacionalistas no vean opción de apoyar los PGE.

Fotos

Vídeos