El PNV exige a Sortu que deje de «reír las gracias» a quienes pretenden atacar el turismo

Pintada contra el turismo aparecida en la zona más antigua de la Parte Vieja donostiarra. / E. C.

Los jeltzales les piden que abandonen la «demagogia» y Odón Elorza les acusa de «manipulación»

Solange Vázquez
SOLANGE VÁZQUEZ

El PNV ha exigido hoy a Sortu que abandone la «demagogia» en el asunto del turismo y que «deje de reírle las gracias» a las juventudes de su formación que han iniciado una campaña en contra de esta actividad económica. Los jeltzales ha expresado en un comunicado su «apoyo al conjunto de las instituciones vascas y al sector turístico vasco que, desde hace años, están desarrollando para Euskadi una estrategia turística sostenible». De este modo, se ha sumado a, PP, PSE-EE, Ciudadanos y Gobierno Vasco que ayer ya se posicionaron en contra de la campaña iniciada por Ernai, las juventudes de Sortu, y sobre la que Podemos Euskadi no se ha pronunciado.

La formación nacionalista también ha exigido a la izquierda abertzale que «entierre de una vez las actitudes y el lenguaje del pasado al acusar al resto de partidos de 'poner la alfombra roja a un modelo salvaje de turismo'». «Resulta inadmisible -subraya- que (Sortu) no rechace con contundencia pintadas intolerantes y que avale movilizaciones que, con los recientes precedentes de la organización convocante, exigimos que no deriven en actuaciones violentas o intimidatorias».

El PNV afirma que «siempre ha tenido clara la necesidad de desarrollar en Euskadi un modelo turístico sostenible, equilibrado, de calidad, respetuoso con el medio ambiente y generador de riqueza y empleo, además de compatible con el mantenimiento y la preservación de nuestro modo de vida y de nuestra cultura e identidad». El PNV reconoce que, aunque la situación del turismo en Euskadi está lejos de estar «masificado», «en momentos puntuales y en lugares determinados se produzcan aglomeraciones, y que el novedoso fenómeno de los pisos turísticos ilegales es una realidad que hay que atajar». En este sentido, apunta que «el conjunto de las instituciones vascas ha comenzado ya a actuar para hacer frente a este complicado fenómeno, mediante la cooperación interinstitucional entre el Gobierno Vasco, las Diputaciones Forales, EUDEL y los ayuntamientos de las capitales».

Por su parte, Odón Elorza, secretario del Área de Transparencia y Democracia participativa del PSOE y diputado por Gipuzkoa, ha criticado que la izquierda abertzale por arremeter contra este sector después de «hacer imposible» durante años que viniera «en un volumen suficiente» por el terrorismo. Elorza ha lamentado «el dramatismo y las campañas contra el turismo» que se están realizando en Euskadi, y en concreto, en San Sebastián, así como «la manipulación» que de ello está haciendo la izquierda abertzale.

Elorza, que durante 20 años fue alcalde de San Sebastián, ha recordado que fue a partir de 2011, fecha en la que «entra en el gobierno EH Bildu, con el final de ETA, cuando se empieza a producir una evidente explosión turística». Y, a su juicio, poco después, en 2014, con un gobierno de Bildu, aparecieron «esos fenómenos, junto a la creación de una especie de parque temático del pincho que desnaturaliza algunos bares de la parte vieja. «Eso no había sucedido con nosotros», asegura en referencia a los socialistas.

«Niñatos descerebrados»

Los ataques contra el sector también han centrado este sábado las declaraciones del coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, quien ha condenado el «ataque poco lógico» al sector, «la principal industria de España», en referencia a las acciones contra un bus en Barcelona y un local en Mallorca: «No podemos permitir que estos niñatos descerebrados y malcriados, que es lo que son, planteen un ataque permanente contra el sector», ha aseverado.

En su discurso en un encuentro en Alicante junto a la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, Maillo ha recalcado que «no son admisibles los actos violentos» que se han producido durante los últimos días en varias ciudades de España. Para el popular, «el problema no son los niñatos, sino aquellos que no condenan esos actos vandálicos», en referencia a algunas administraciones: «Se comienza tirando confeti como en Baleares y se acaba quemando autobuses como la 'kale borroka' en el País Vasco», algo que «pasó ya en su momento».

«Tomémonos este tema con la importancia que tiene, condenémoslo», ha reivindicado Maillo, que ha rechazado «actitudes como la de la alcaldesa de Barcelona -Ada Colau-, que está de vacaciones y se limitó a lanzar un tuit sobre este tema». Frente esta postura, el coordinador del PP ha abogado por «condenarlo de manera clara y rotunda y poner medidas», algo a lo que ha garantizado que «el Gobierno está dispuesto» y sobre lo que ha mostrado su confianza en que «los ayuntamientos y las comunidades autónomas también». Así, ha realizado «una defensa del turismo a nivel nacional»: «Se puede discutir si podemos mejorarlo, evidentemente, pero no son admisibles los actos violentos ni los actos contra los turistas», ha señalado. En este sentido, el popular ha indicado que «estamos muy cerca de conseguir ser los primeros a nivel internacional en recepción de turistas», tras sumar más de 36 millones de visitantes en la primera mitad de 2017, y ha recordado «que son muchos» los trabajadores y empleados vinculados al sector.

Fotos

Vídeos