El fiscal Zaragoza cree que los presos de ETA no han querido justicia restaurativa al no responsabilizarse de sus hechos

Las jornadas 'Espacios para la reflexión' organizadas en el Tribunal Superior de Justicia han reunido en Bilbao a juristas, penalistas y a la consejera María Jesús San José, que apuesta por un modelo penitenciario vasco similar al nórdico

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

El desayuno 'Espacios para la reflexión: Crimen y castigo', organizado en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha reunido a importantes juristas y penalistas para debatir acerca de la reinserción y del sistema de prisiones. Durante el acto, el fiscal de Sala del Tribunal Supremo ha opinado que los etarras no han querido justicia restaurativa al no responsabilizarse de sus propios hechos, salvo en casos de personas «muy desvinculadas ya» a la banda terrorista. Además, ha hecho hincapié en que no pueden olvidarse los casos que aún no han sido esclarecidos.

El acto celebrado en Bilbao ha sido presentado esta mañana por el presidente del TSJPV, Juan Luis Ibarra, y ha contado con la intervención de la consejera de Justicia María Jesús San José, el fiscal de la sala del Tribunal Supremo Javier Zaragoza y la exvicepresidenta del Tribunal Constitucional, Adela Asúa, entre otros juristas y penalistas.

Zaragoza ha defendido que la Justicia es «algo más que el castigo al infractor», ya que debe tener una parte «más humana» para conseguir trabajar en la restauración. «En ocasiones, la apliación rigurosa e inflexible de la ley genera situaciones bastante injustas desde el punto de vista material», ha señalado. «Las medidas de justicia restaurativa deben ser, son y serán en el futuro complementarias» para determinados casos, «por ejemplo, para delitos y penas graves» porque, en estos casos, ha explicado, «no se puede prescindir del componente del castigo». Este aspecto, cree que contribuye a la garantización de la paz social como un bien general.

Sin embargo, Zaragoza ha matizado que hay casos en los que la justicia restaurativa no puede o no debe aplicarse, como los delitos contra la libertad sexual o contra la mujer. En estas situaciones, el encuentro entre víctima y victimario «es realmente perjudicial para la víctima».

Transferencia de prisiones

La consejera de Justicia, María Jesús San José, por su parte, ha reclamado un modelo penitenciario similar al que siguen los países nórdicos, que se basa en un régimen abierto de reinserción una vez que los presos salen de prisión. Esta apuesta tiene el objetivo de reducir la tasa de reincidencia mediante la inclusión socio laboral y la responsabilización del daño causado. San José ha incidido en la restauración de las víctimas «siempre en el marco de la legislación vigente», y en la necesidad de que se produzca una transferencia de la gestión de prisiones porque Euskadi está «perfectamente preparada para ello».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos