El delegado del Gobierno cree que los jueces son «laxos» con los actos de homenajes a etarras

Javier de Andrés, durante su comparecencia de hoy./BLANCA CASTILLO
Javier de Andrés, durante su comparecencia de hoy. / BLANCA CASTILLO

Asegura que la relación de los Gobiernos central y vasco es «óptima» y que sus negociaciones se retomará los próximos meses

Octavio Igea
OCTAVIO IGEA

El delegado del Gobierno en Euskadi, Javier de Andrés, ha lamentado hoy la «laxitud» de los jueces de la Audiencia Nacional respecto a las denuncias que colectivos de víctimas están presentando contra los recibimientos que presos de ETA y su entorno reciben al salir de prisión. Ante el archivo de la mayoría de las causas, De Andrés ha insistido en que son actos «ofensivos e intolerables» que «perjudican al olvido». «Los vascos sabemos que bailarle un aurresku a un miembro de ETA no es solo darle la bienvenida sino mucho más, reconocer su pasado», ha lamentado.

Los actos de homenaje se están multiplicando los últimos meses y se han convertido en uno de los últimos vestigios del terrorismo en Euskadi. Los terroristas condenados años atrás van culminando sus condenas y son recibidos en algunos casos con fiestas multitudinarias en sus localidades natales. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) contabilizó el año pasado 77 recibimientos que ha ido denunciando ante la Audiencia Nacional. El último el del abogado Txema Matanzas en Santurtzi el 31 de diciembre tras pasar 10 años en la cárcel por el macrosumario 18/98 contra el aparato político de la banda, EKIN, y otras organizaciones de su entorno.

De Andrés ha confesado su «incomodidad» ante este tipo de actos, aunque ha reconocido que su capacidad de actuación se limita a presentar denuncias si alguna administración pública cede sus instalaciones para los homenajes. Ocurrió en 2016, cuando el etarra Andoni Gabiola fue recibido en el Ayuntamiento de Lekeitio, donde se le cedió el sillón de alcalde. El delegado del Gobierno ha lamentado que las denuncias de las víctimas no prosperen porque «son actos dolorosos para ellas». «Seguro que nadie vería bien que se homenajerara a un violador», ha dicho.

«No buscan el desacuerdo»

El delegado del Gobierno ha valorado hoy su primer año en el cargo asegurando que la relación del Estado con las administraciones vascas, especialmente con el Gobierno autonómico, vive un momento «óptimo» que ha achacado a la buena sintonía con los líderes del Gabinete Urkullu -«no buscan el desacuerdo permanente como otros»- y, evidentemente, a la necesidad que PP y PNV tienen de trenzar acuerdos visto que gobiernan en minoría en Madrid y Vitoria respectivamente.

De Andrés cree que la relación entre los gobiernos se reanudará «más pronto que tarde» cuando se supere el impasse catalán. Y aunque considera que la negociación sobre las transferencias que reclama Lakua fijadas en el Estatuto puede retomarse no se ha mostrado especialmente proclive a dar pasos al respecto. Respecto a las dos materias marcadas como prioritarias por el Gobierno vasco considera que la Tesorería de la Seguridad Social es «indivibisible» y que, aunque puede haber avances, «sería menos de lo que pide el Gobierno vasco». Sobre la gestión de las cárceles vascas opina que Lakua «en buena medida ya tiene todo transferido» en alusión a que gestiona la seguridad, sanidad y educación en los centros.

Temas

Eta

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos