Un defensor de la 'vía Nanclares', al frente de Prisiones

Ángel Luis Ortiz, en su etapa como juez de Vigilancia Penitenciaria./J. G.
Ángel Luis Ortiz, en su etapa como juez de Vigilancia Penitenciaria. / J. G.

Con un perfil «opuesto» al de su predecesor, Ángel Luis Ortiz es un veterano jurista que trabajaba con Manuela Carmena en la Alcaldía de Madrid

LORENA GIL

Tendrá ante sí un reto de gran calado: gestionar la política penitenciaria en un momento en el que el posible acercamiento de reclusos de ETA a cárceles próximas a Euskadi planea sobre el debate político vasco. El nuevo ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, ha decidido poner al frente de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias a Ángel Luis Ortiz, hasta ahora director general de la Asesoría Jurídica del Ayuntamiento de Madrid y cuyo perfil, señalan quienes le conocen bien, es «el opuesto» al de quien ostenta actualmente el cargo, Ángel Yuste.

«Es una persona muy competente y con una gran sensibilidad» hacia la situación de los reclusos y su evolución personal, describen. Ortiz, de 58 años, tiene un amplia experiencia en varios juzgados. Ha sido magistrado de Vigilancia Penitenciaria en Madrid y titular de juzgados en Arganda del Rey, Alcobendas y Alicante. En la Oficina del Defensor del Pueblo ha dirigido varios estudios sobre la violencia doméstica contra la mujer, la situación de las cárceles españolas, la nueva Ley Penal del Menor y la asistencia jurídica a extranjeros. «No es una persona que llega de nuevo», remarcan. Considerado como uno de los colaboradores más estrechos de Manuela Carmena -pertenece a su círculo más íntimo-, antes de fichar por el Consistorio a finales de 2015 ya había trabajado con la ahora alcaldesa madrileña en diversos ámbitos, como en las listas de candidaturas de la asociación progresista Jueces para la Democracia.

Muy vinculado al ámbito penitenciario, es «un amplio conocedor de la 'vía Nanclares' y ve con buenos ojos la justicia restaurativa», señalan fuentes cercanas. «Todo lo contrario que el Gobierno de Mariano Rajoy», insisten. Si algo se ha achacado a Yuste es no haber «creído» en ese proyecto de reinserción impulsado por la administración de José Luis Rodríguez Zapatero en el que participaron una treintena de presos de ETA, ya desvinculados de la banda. Entre ellos, históricos como Joseba Urrosolo Sistiaga y Carmen Gisasola, quienes reconocieron el daño causado y pidieron perdón a las víctimas.

«Capacidad de empatía»

A Yuste también se le afeó que «no potenciara, más bien al contrario, los encuentros restaurativos en prisión entre etarras y sus víctimas iniciados con Alfredo Pérez Rubalcaba en el Ministerio del Interior. El perfil de Ángel Luis Ortiz es «el opuesto» al de su antecesor, aseguran. «Tiene una gran capacidad de empatía».

Su nombramiento podría hacerse efectivo hoy mismo, dado que debe ser aprobado por el Consejo de Ministros. Aunque ya ha recibido las correspondientes felicitaciones de sus compañeros en el Ayuntamiento de Madrid.

Además de lidiar con el posible acercamiento de presos de ETA, una cuestión en la que los colectivos de víctimas ejercerán una función fiscalizadora, Ortiz deberá adoptar una primera decisión nada desdeñable: elegir la prisión en la que ingresará Iñaki Urdangarin. «Es un cargo de muchos disgustos y pocas palmaditas», asumen en su círculo cercano. «Pero sabe dónde se mete», recalcan las fuentes consultadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos