Darpón advierte de que no le «temblará el pulso» si se constatan las irregularidades de la OPE

El consejero de Salud, Jon Darpón, en el Parlamento vasco./IGOR AIZPURU
El consejero de Salud, Jon Darpón, en el Parlamento vasco. / IGOR AIZPURU

Podemos denuncia que existe «una corrupción histórica clientelar» en las oposiciones de Osakidetza y Bildu la compara a «la Gürtel»

JOSU GARCÍA

La polémica por las sospechas de irregularidades en la Oferta Pública de Empleo (OPE) de Osakidetza ha dado el salto este viernes al Parlamento vasco, en un debate bronco y desabrido. El consejero de Salud, Jon Darpón, ha adelantado que no le «temblará el pulso si se confirman las denuncias». Ha hecho estas declaraciones antes de ser acorralado por la oposición. Tanto el PP, como Podemos y EH Bildu le han interpelado por la paralización de cuatro procesos selectivos y la apertura de sendas investigaciones, después de que el partido morado hubiera acertado ante notario los 22 ganadores de una de las convocatorias. Esta formación y la coalición soberanista no han dudado en hablar de «corrupción» dentro del servicio sanitario vasco y han responsabilizado a Darpón de la existencia de un sistema que «no garantiza la libertad de oportunidades» de los aspirantes y que prima a «los que se pliegan a los intereses de los jefes».

Más información

Darpón ha comenzado su comparecencia asegurando que «Osakidetza es la más interesada» en esclarecer las sospechas de irregularidades denunciadas por los sindicatos para varias especializades médicas. Su departamento ha paralizado hasta 4 procesos por la existencia de indicios de fraude. Se ha abierto una investigación. «El resto de pruebas van a seguir con normalidad porque no hay indicios de que los resultados puedan verse afectados y es algo que los sindicatos también lo creen así», ha dicho.

El consejero ha pedido cautela y se ha mostrado partidario de esperar a que se lleven a cabo las pesquisas «a fondo» para determinar si ha habido o no ilegalidades. En el caso de constatarlas, el consejero ha asegurado que «no nos temblará la mano y se depurarán responsabilidades», ya sean en el ámbito administrativo o en el penal, según «lo que se resulte más oportuno».

El responsable de Salud ha prometido «transparencia» y ha advertido de que no permitirá «una utilización partidista y política» de la OPE. Es aquí donde el debate ha adquirido un tono bronco. Rebeka Ubera, de EH Bildu, le ha pedido medidas para cambiar «el sistema». A su juicio, lo que está sucediendo este año «ha sucedido siempre, es vox populi» y «nunca nadie le ha metido mano y por eso se ha mantenido la impunidad». Ubera ha asegurado que ha habido candidatos que han acudido a los exámenes «con las cartas marcadas». «Si no se cambia el sistema nunca habrá una OPE limpia», ha insistido.

A continuación ha tomado la palabra Cristina Macazaga, de Podemos, quien ha cargado contra Darpón. No ha dudado en hablar de la existencia de un tongo en la OPE. «Hay reuniones en hoteles y se reparten sobres entre los médicos con las preguntas del examen», ha dicho sin ambages. Macazaga ha asegurado que hay que paralizar todos los procesos de especialidades ante la sospecha de que estén «amañados».

Y no ha dudado en hablar de «corrupción». «Existe un sistema histórico de corrupción clientelar, que sólo permite hacer carrera a los médicos que se pliegan a sus jefes», ha asegurado. Con anterioridad, la representante de EH Bildu también había comparado este supuesto sistema con la trama Gürtel, en el sentido de que lleva mucho tiempo instalada y que sus responsables actuarían con «la impunidad de que nada va a pasar».

Darpón ha subido después indignado al estrado y ha pedido «respeto» a los 1.300 profesionales que forman parte de los tribunales. Les ha instado a presentar denuncias o poner en conocimiento de los jueces cualquier irregularidad. «Lo que no pueden hacer –y aquí el alboroto ha sido máximo- es entregarme ahora este documento (en alusión al acta notarial donde se aciertan los 22 nombres del proceso de Anestesiología) y no haberlo hecho antes cuando pensaban que se iba a cometer un delito», le ha espetado a Podemos. Desde esta bancada se han oído gritos de «jeta» y la presidenta, Bakartxo Tejeria, ha tenido que llamar al orden a los parlamentarios.

Finalmente, por alusiones, se ha producido otro rifirrafe entre el consejero y el portavoz de Podemos, Lander Martínez, quien ha acusado a Darpón de que todas las irregularidades habían sucedido «debajo de su manto».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos