Cuatro etarras piden a París que se desmarque de España tras «aprobar» el desarme

Indicación del lugar donde armas había dejado las armas para el desarme. /Archivo
Indicación del lugar donde armas había dejado las armas para el desarme. / Archivo

Antes el Tribunal de lo Criminal francés han remaracado que «siempre» se les «dijo que sin la violencia todo era posible»

EFEParís (Francia)

Cuatro etarras juzgados en París han pedido a las autoridades francesas que se desmarquen y se alejen de las "posiciones antidemocráticas" de España, haciendo notar que Francia ya tuvo una posición propia al "aprobar" la entrega de armas unilateral de la organización terrorista en abril pasado. Estos cuatro etarras han comparecido ante el Tribunal de lo Criminal de París tras haber recurrido las condenas por su implicación en el asesinato en 2010 del policía francés Jean-Serge Nérin, última víctima mortal de la banda.

En un texto leído en nombre de los cuatro por Xabier Goienetxea, han afirmado que "siempre" se les "dijo que sin la violencia todo era posible", incluido el derecho de autodeterminación. Pero han denunciado que el "proceso pacífico y democrático" de los independentistas catalanes ha recibido del gobierno de España la "única" respuesta que éste "entiende para la resolución de conflictos: la violencia y la imposición".

En su llamamiento a las autoridades francesas, han opinado que "la determinación" de ETA ha conseguido "agrietar la posición común de los dos Estados" (español y francés), puesto que sin "la 'aprobación' de alguna forma" de París no se podría haber llevado a cabo el desarme unilateral de la banda el 8 de abril.

Los cuatro etarras (además de Goienetxea, están Izaskun Lesaka, Arkaitz Aguirregabiria y Josu Urbieta) han tildado de "irresponsables" las decisiones de España y Francia de no negociar con ETA ese desarme porque "perpetúan el conflicto político y podrían, contra nuestra voluntad, ser el germen de futuros conflictos". Han asegurado que no van a abandonar su "camino de la resolución" de lo que califican de un "conflicto político que no empezó con ETA y no acabará con su desaparición".

En otro comunicado leído por Lesaka en nombre de ETA, la banda ha dado hoy su pésame a los familiares del brigadier jefe Nérin, el último asesinato perpetrado por la banda. "Queremos manifestar todas nuestras condolencias a la familia", ha dicho al leer este segundo comunicado Lesaka durante la última audiencia del proceso, en la que estaban presentes algunos de los familiares del policía asesinado, que a preguntas de la prensa no han querido reaccionar a esas palabras.

Según el relato de la banda, Nérin murió "por los tiros de los militantes de ETA" el 16 de marzo de 2010 en Villiers en Bière, a una cincuentena de kilómetros al sur de París, poco después de que un comando robara varios coches en un concesionario próximo. La organización terrorista dijo que ese incidente le había causado "un perjuicio político", en un momento en que estaba en marcha la decisión para abandonar la lucha armada, y también "graves daños humanos".

Se espera que la sentencia en apelación contra los cuatro etarras se haga pública esta tarde. La Fiscalía ha pedido que el Tribunal de lo Criminal de París les imponga las mismas penas que recibieron en primera instancia, en diciembre de 2015. Entonces Aguirregabiria fue condenado a 25 años, Urbieta a 16 años y tanto Goienetxea como Lesaka a 14 años. El Ministerio Público quiere que al menos dos tercios de esas penas las cumplan de forma efectiva entre rejas, sin que puedan solicitar antes beneficios penitenciarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos