El 'Constitucional catalán' cuestiona la desconexión exprés que defiende Puigdemont

Carme Forcadell y Carles Puigdemont, en una imagen reciente.
Carme Forcadell y Carles Puigdemont, en una imagen reciente. / afp

El Consejo de Garantías concluye que la ley del referéndum no debería aprobarse en un único debate, como pretenden los independentistas

CRISTIAN REINO

Nuevo revés para los independentistas catalanes, que acumulan problemas casi a diario. Un día después de que el Tribunal Constitucional tumbara el presupuesto del 1-O, el Consejo de Garantías Estatutarias advirtió ayer a los secesionistas de que el procedimiento que quieren utilizar para aprobar las leyes de la desconexión vulnera la Constitución y el Estatuto y limita el debate y los derechos de las minorías parlamentarias. Un aviso desde Cataluña -los miembros de este organismo los eligen entre el Parlamento y el Gobierno autonómicos- de que las cosas no se están haciendo del todo bien y un nuevo obstáculo para la mayoría soberanista, que no tiene mucho tiempo para rectificar, ya que la fecha del 1 de octubre se le echa encima.

El independentismo tiene prisa y se propone reformar el reglamento de la Cámara catalana en las próximas semanas para tener la potestad de aprobar las leyes de ruptura, como la del referéndum o la de transitoriedad jurídica, en un solo día, sin apenas debate y sin que la oposición pueda presentar enmiendas. Sin embargo, el llamado Constitucional catalán, cuyos informes no son vinculantes pero se suelen tener en cuenta, concluye en un informe solicitado por Ciudadanos y el PSC que aprobar una proposición de ley, como sería la del referéndum, de manera urgente y en lectura única, como es la intención de los secesionistas, es inconstitucional y contrario al Estatuto catalán en tanto que viola el derecho a la participación política de la oposición.

«De forma excepcional»

«Consideramos que la tramitación en lectura única ha de ser utilizada de forma excepcional, para la aprobación de iniciativas legislativas que no requieran de un extenso proceso deliberativo y de trabajo parlamentario por razón de la escasa relevancia política o social de su objeto o por la poca complejidad técnica de su regulación», según el dictamen del alto tribunal catalán.

Nada que ver con la afirmación que hizo Jordi Turull el martes pasado en la presentación de la ley del referéndum: «Estamos ante la ley más importante que tramitará este parlamento», dijo en la Cámara catalana, respecto a la norma que declarará a Cataluña como objeto soberano y que contempla la proclamación de la independencia de Cataluña si se impone el sí en el 1-O.

El Consejo de Garantías Estatutarias avala que los grupos puedan aprobar leyes en lectura única, pero solo para casos cuya «simplicidad» y consenso lo permitan. No es el ejemplo de la ley del referéndum, que dinamita el pacto constitucional y supone una declaración de soberanía, pues «prevalecerá» sobre cualquier otra ley con la que pueda entrar en conflicto, como es la Carta Magna. Por ello, el órgano consultivo insta a Junts pel Sí y la CUP a modificar una parte del proyecto de reforma del reglamento, aprobado en comisión y a la espera de que pueda ser validado de manera definitiva en el pleno.

Desde Junts pel Sí se aferraron a que el dictamen avala que se pueda tramitar leyes en lectura única, sin entrar en el resto de consideraciones. Por su parte, Ciudadanos y Catalunya sí que es Pot hablaron de «desautorización clarísima» de los secesionistas, mientras que el PSC afirmó que Junts pel Sí y la CUP han recibido un auténtico «revolcón» y el PP calificó los planes soberanistas de «censura».

Fotos

Vídeos