El PNV constata el fracaso del 155 y de la vía unilateral y pide «fórmulas novedosas»

Urkullu, hoy, ante los medios de comunicación. / Efe

Urkullu pide soluciones «políticas» que pasen por el reconocimiento de la bilateralidad

OLATZ BARRIUSO

El PNV cree que se ha constatado en Cataluña el «fracaso» de medidas «excepcionales» como la aplicación del artículo 155, con el único objetivo, según Sabin Etxea, de hacer «bascular», sin éxito, la mayoría parlamentaria hacia el «unionismo», pero también el de la vía unilateral impulsada por los secesionistas, que no cuenta «con respaldo suficiente». Por eso, el burukide Koldo Mediavilla, que ha comparecido esta mañana para valorar los resultados del 21-D, ha abogado por buscar «fórmulas novedosas» que garanticen la gobernabilidad en esta nueva etapa, acaben con el «empate infinito» entre nacionalistas y no nacionalistas y den cauce de solución al problema «político» que sigue existiendo entre Cataluña y el Estado. Aunque ha sugerido una alianza transversal, el burukide no ha querido precisar, no obstante, qué fórmula de gobierno podría cumplir esos objetivos, y lo ha dejado en manos de los partidos catalanes.

Mediavilla ha reclamado «actitudes nuevas y propuestas políticas nuevas» porque, ha insistido, las urnas han demostrado que ni el 155 ni la disolución del Parlament ni la destitución del Govern ni las vías «judiciales y policiales» ni «forzar el normal funcionamiento de las instituciones» son «soluciones válidas». «Frente a quienes pensaban que el 21 de diciembre el nacionalismo catalán iba a quedar sepultado bajo la Constitución y el 155, la realidad ha sido bien distinta», ha constatado Mediavilla, que ha resaltado el hecho de que «una mayoría de casi 2,4 millones de catalanes y catalanas quieren decidir su futuro político libre y democráticamente. Parece claro que el sentimiento nacional catalán reclama su reconocimiento». El burukide ha reconocido asimismo que «2,2 millones de catalanes y catalanas han optado por opciones no independentistas». «Esta es la foto con la que la clase política de Cataluña, pero sobre todo la española, tiene que buscar soluciones para que la sociedad catalana encuentre un marco político y jurídico satisfactorio», ha instado.

El lehendakari, Iñigo Urkullu –que ha hablado en las últimas horas con el expresident Puigdemont, aunque no ha trascendido en qué términos– ha abogado también por el diálogo «dentro de la propia Cataluña» para buscar acuerdos que permitan abrir un nuevo tiempo. Según su análisis, los resultados de las elecciones catalanas demuestran que es necesario un «reconocimiento de la bilateralidad» y que existe un «problema político» que requiere de soluciones políticas y no «judiciales».

El lehendakari considera que los resultados de los comicios y la «altísima participación» registrada en los mismos «ratifica» una realidad «que se viene manifestando desde 2012 en tres elecciones consecutivas». A su juicio, lo que ha ocurrido en estas últimas elecciones evidencia que «hay que partir del principio de realismo» y asumir que en Cataluña existen «sentimientos de identidad y pertenencia diversos».

Urkullu ha rechazado pronunciarse sobre si Carles Puigdemont está «legitimado» para volver a presidir el Gobierno catalán, pero ha afirmado que «a partir de ahora cada uno tiene que hacer su interpretación y su lectura de lo que ha sido el pasado y de lo que tiene que ser en el futuro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos