Conservar el poder

¿Traición? ¿Generosidad? Realismo. Junts per Catalunya y ERC ya buscan un president que no sea Carles Puigdemont

Conservar el poder
ALBERTO AYALA

Carles Puigdemont hablaba el martes de «traición» en sus ya famosos mensajes de móvil al ¿imprudente? exconseller republicano Toni Comín. El presidente del Parlament, Roger Torrent, también de ERC, pedía ayer «generosidad» al político gerundense -sin citarle, que a buen entendedor pocas palabras bastan- para que Cataluña tenga al fin Govern.

Junts per Cataluña y Esquerra saben que Puigdemont jamás volverá a ser investido legalmente. Las únicas alternativas son, pues, dejar correr los plazos y repetir las elecciones o buscar un candidato/a sin tacha con la Justicia por el ‘procés’. Y ambas formaciones ya se han puesto manos a la obra en esta segunda dirección.

Llámenlo como deseen. Tragarse el sapo. Bajada de pantalones. Yo hablaría de realismo y de egoísmo. El soberanismo ha cometido muchísimos errores. Pero a lo que no está dispuesto es a arriesgarse a perder el poder.

Así que, como explicó el ascendente Torrent, se han puesto a la tarea de dar con un candidato a president que sí pueda someterse a un debate de investidura efectivo, forme Govern y se ponga a trabajar por Cataluña. Justo lo que no ha ocurrido en los últimos tiempos.

¿Nombres? Al menos cuatro. Todos los que han trascendido, militantes o afines al PDeCAT, la formación en la que se transmutó Convergència Democrática para huir de las condenas por corrupción que se le avecinaban, como las del ‘caso Palau’

Elsa Artadi, ‘mano derecha’ de Puigdemont en los últimos meses y nueva portavoz parlamentaria del grupo del expresident, sigue encabezando las quinielas. De momento, al menos, ERC no le ha puesto la proa.

Justo lo contrario, parece ser, que a Eduard Pujol, parlamentario por JxCat y exdirector de Rac-1, la emisora nacionalista más influyente en este momento en Cataluña. A estos nombres se unía en la tarde de ayer el del alcalde de la localidad ilerdense de Mollerusa, Marc Solsona. Amén del exconseller Josep Rull.

Ni está claro que JxCat no se haya echado atrás para cuando ustedes acaben de leer este análisis, o incluso antes. Ni que vaya a haber ‘fumata blanca’ entre los socios del último Govern. Pero aún si lo logran deberán convencer a la CUP, el aliado catalán de Sortu, que ha amenazado con no respaldar a ningún candidato que no sea el expresident huido.

Es evidente que no le va a resultar fácil al independentismo catalán volver a la realidad. No tras crear una legalidad paralela sin ninguna legitimidad democrática y creer que un Estado democrático como España iba a tolerar semejante atropello de brazos cruzados.

Ni el Gobierno ni la Justicia pueden permitirse ignorar lo sucedido y están obrando en consecuencia. Por eso el primero no levantará la suspensión de la autonomía hasta que Cataluña tenga un Ejecutivo sin tacha. Y la Justicia seguirá hasta el final para delimitar las responsabilidades penales derivadas del caso.

En esta línea, el juez Llarena citó ayer a declarar a otros cinco dirigentes del ‘procés’. Se trata del expresident Mas, la neoconvergente Marta Pascal, la republicana Marta Rovira y las cuperas Gabriel y Boya.

Eso sí, restablecida la legalidad y recuperada la confianza, habrá que empezar a pensar en otras cosas. Sí, también en indultos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos