Congeladas las inversiones de 25.000 pymes inquietas por su futuro económico

Congeladas las inversiones de 25.000 pymes inquietas por su futuro económico
REUTERS

Ya han trasladado su sede social fuera de Cataluña casi 1.200 firmas y otras 3.000 se lo están planteando si la situación política se complica

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

El cambio de sede social no es la única consecuencia económica que se deriva del conflicto independentista en el que Cataluña se encuentra inmerso en las últimas semanas. Además, el peligro de que se paralicen las inversiones previstas puede hacer mucho daño a la economía de la comunidad si la situación se agrava durante mucho tiempo. Por ahora, ya son aproximadamente unas 24.700 las pequeñas y medianas empresas (pymes) que, o bien han paralizado sus intenciones económicas, o bien muestran su idea de hacerlo próximamente.

El dato se desprende de la encuesta elaborada por Pimec, la patronal de las pymes catalanas, entre los pasados días 14 y 18 de octubre, entre unas 400 firmas, y cuyos resultados se pueden extrapolar al universo de las 130.000 en funcionamiento en la comunidad autónoma. En el estudio se refleja que un 10% de los empresarios admiten que han congelado las ideas de expansión, mejora o acondicionamiento de sus negocios que tenían previsto; y otro 9% tienen intención de pararlas.

Además, los propietarios de pequeñas actividades -el verdadero tejido industrial catalán, formado por numerosas sociedades de tamaño mediano- que tienen inquietud ante la deriva secesionista reconocen haber sacado dinero del banco: un 3% de los encuestados lo admite y otro 4% más podría llevar a cabo ese movimiento de capitales, lo que englobaría a unas 9.100 empresas. Incluso cerca de 14.300 firmas han abierto cuentas de ahorro fuera de la comunidad de Cataluña y 17.000 no lo descartan a corto plazo.

Sin embargo, es el traslado del domicilio jurídico el que más efectos reales está teniendo en el ánimo de los movimientos separatistas. Esta decisión apenas tiene repercusiones tributarias, pero supone un mazazo psicológico para un proceso que necesita mucho apoyo social para continuar vigente. La encuesta de Pimec refleja prácticamente el mismo dato con el que cuenta el Colegio de Registradores, y que actualiza día a día.

En el análisis elaborado por el observatorio de la patronal se indica que han sido 1.300 las pymes catalanas que han modificado su sede social para llevarlo a otro punto de España, lo que representa aproximadamente un 1% del conjunto de estas sociedades. Además, la encuesta vaticina la intención de otros 2.800 empresarios que ya tienen en mente poner en la práctica esa misma decisión.

Los últimos datos registrales muestran que la fuga de empresas se está acelerando. Desde el referéndum, 1.185 sociedades han cambiado su domicilio jurídico. Solo ayer salieron 268 empresas, prácticamente las mismas que cambiaron su sede entre el martes y el jueves. De hecho, ayer fue el día en el que más movimientos de domicilio social quedaron registrados en octubre.

Ante esta huida empresarial, el presidente de la patronal, Josep González, reconoció que «cada empresa que se mueve es una preocupación para nosotros, aunque el porcentaje que se va no deja de ser pequeño». Además, recordó que «en ningún caso» supone un traslado de actividad productiva, algo que sí tendría efectos en la economía real. Además, insistió en que muchas empresas que se van no lo hacen por un efecto «arrastre» de las grandes corporaciones, como CaixaBank, Sabadell o Gas Natural, sino que lo hacen por una decisión propia.

Cementos Molins, a Madrid

Entre las últimas que han optado por fijar su sede en otra comunidad se encuentra Cementos Molins, con nueva dirección jurídica en Madrid. La histórica cementera de la familia Molins -entre sus descendientes se encuentra Joaquim Molins, exportavoz de CiU en el Congreso- asegura que ha adoptado esta decisión «con el objetivo de salvaguardar los intereses del grupo, de marcado carácter internacional, y garantizar su normalidad operativa». La firma remarca que mantendrá su actividad habitual, así como las sedes sociales de las sociedades industriales del grupo ubicadas en Cataluña, como Cementos Molins Industrial, Promsa y Propamsa.

Fotos

Vídeos