Confebask reconocerá el 20 de octubre a los empresarios amenazados por ETA

La patronal Adegi homenajeó a finales del pasado mes de mayo a los empresarios guipuzcoanos que fueron perseguidos por ETA./m. fraile
La patronal Adegi homenajeó a finales del pasado mes de mayo a los empresarios guipuzcoanos que fueron perseguidos por ETA. / m. fraile

La patronal vasca organizará en Bilbao el primer gran homenaje al colectivo cuandose cumple el sexto aniversario del cese del terrorismo

LORENA GIL

Confebask celebrará el próximo 20 de octubre un acto público de reconocimiento a los empresarios de Euskadi que sufrieron el acoso de ETA. La patronal vasca empezó este lunes a enviar invitaciones a los industriales de cara al homenaje, que tendrá lugar en el Palacio Euskalduna de Bilbao coincidiendo con el sexto aniversario del cese definitivo decretado por la banda terrorista.

El pasado mes de abril, el presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, consideró necesario reivindicar el papel de aquellos empresarios que, pese a ser víctimas del chantaje de ETA, «resistieron y apostaron por su tierra». Pero también de aquellos que tuvieron que marcharse de Euskadi empujados por «el miedo». En 1975, ETA-pm inició el cobro del mal llamado 'impuesto revolucionario'. Cometió cerca de un centenar de atentados contra este colectivo. Muchos se resistieron a pagar. Doce fueron asesinados. Sin olvidar los secuestros, que superaron los ochenta. La cantidad más alta que la banda reclamó fue de 1.200 millones de pesetas, por Emiliano Revilla. «No es que te tengan que dar una palmadita en la espalda, simplemente decir que somos un colectivo que, como otros, ha sufrido mucho», puntualizó entonces Larrañaga.

Pese al acoso al que la banda y su entorno sometió a los empresarios, esta vertiente de la violencia de persecución ejercida en el País Vasco es una de las más ocultas. Pocas veces se ha escuchado el testimonio de un industrial amenazado. De ahí que el acto que el Gobierno vasco organizó en Vitoria el pasado mes de marzo con motivo del Día Europeo por las Víctimas del Terrorismo ofreció una imagen no solo curiosa, sino a su vez insólita. Desde las nueve de la mañana y hasta la una de la tarde, los participantes se concentraron por turnos de quince minutos en la Plaza de la Virgen Blanca bajo el lema «Memoria y futuro. Elkarrekin eraiki (construir juntos)». Uno de los grupos lo formaron en exclusiva representantes del ámbito económico y empresarial.

Apoyo familiar

La iniciativa que el próximo 20 de octubre organizará Confebask, tras meses de maduración interna, buscará ser un «acto de reparación del sufrimiento que ha producido» el terrorismo de ETA, «y la soledad en la que se han vivido situaciones personales y empresariales extraordinariamente adversas». Según reza la invitación, a la que ha tenido acceso este periódico, «se trata, en definitiva, de llevar a cabo un sentido homenaje a la valentía personal y a la responsabilidad colectiva de quienes han mostrado su compromiso con el país durante todos estos años». A los empresarios, pero también a sus familiares y amigos, a quienes se agradecerá «el apoyo y la cercanía demostrada» al «acompañar a las personas más directamente afectadas en este tiempo». «Creemos que se trata de un acto relevante y de justicia», apostillan.

Cifras dramáticas 12

empresarios fueron asesinados por ETA, pero los secuestros superaron los ochenta. Por Emiliano Revilla, la banda llegó a exigir 1.200 millones de pesetas.

El tributo arrancará a las seis de la tarde, durará alrededor de dos horas y contará con la colaboración de las patronales territoriales Cebek (Bizkaia), SEA (Álava) y Adegi (Gipuzkoa). Precisamente, esta última celebró a finales de mayo su primer homenaje a los industriales guipuzcoanos perseguidos por ETA. Aprovechó la celebración de su asamblea general en San Sebastián para recordar a «los compañeros que sufrieron verdaderos dramas personales». El lehendakari, en pleno viaje oficial por Colombia, quiso enviar un mensaje desde el otro lado del Atlántico, en el que puso en valor el «compromiso y la férrea voluntad» que los empresarios y sus familias demostraron «con hechos en los momentos más duros de ETA».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos