El Gobierno vasco promueve «un falso empate entre víctimas del terrorismo y supuestas torturas», según Covite

El forense Paco Etxeberria y la criminóloga Laura Pego, impulsores del informe, ayer con Jonan Fernández durante su presentación./UNANUE
El forense Paco Etxeberria y la criminóloga Laura Pego, impulsores del informe, ayer con Jonan Fernández durante su presentación. / UNANUE

Mientras el colectivo de víctimas del terrorismo recrimina al Ejecutivo vasco por haber encargado el informe sobre abusos policiales, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura otorga credibilidad al estudio

EL CORREO

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo Covite ha rechazado el informe sobre la tortura presentado por el Gobierno Vasco, al que ha acusado de «blanquear» la historia de ETA y promover un «falso empate entre víctimas del terrorismo y de supuestas torturas». El estudio, presentado ayer, documenta más de 4.100 casos de torturas denunciados y censura la falta de investigación adecuada de estos delitos en España.

Covite ha criticado, en un comunicado, que el ejecutivo autonómico «dedique todos sus esfuerzos en materia de memoria a apuntalar la teoría del conflicto», en esta ocasión a través de un estudio que emplea, a su juicio, una «metodología difusa, basada casi en exclusiva en los testimonios de las supuestas víctimas». «Se trata de un desprecio al Estado de Derecho, ya que pasa de puntillas por el hecho de que apenas existe una veintena de sentencias firmes por este tipo de delitos», ha añadido Covite.

Este colectivo ha pedido a los partidos políticos participantes en la ponencia de Memoria del Parlamento Vasco que «no den por buenas las conclusiones del informe», ya que, «analizada la metodología utilizada, carecen de credibilidad». Asimismo, ha manifestado que fue ETA la que «ejerció la tortura sistemática» contra los ciudadanos a los que «secuestró, interrogó o convirtió en objetivos de la violencia de persecución». En este sentido, ha denunciado la «flagrante ausencia de atención del Gobierno Vasco» a casos como los de José Humberto Fouz Escobero, Jorge Juan García Carneiro y Fernando Quiroga Veiga, tres jóvenes gallegos a los que, sostiene Covite, «miembros de ETA arrancaron los ojos con un destornillador y cuyos cadáveres continúan desaparecidos». También cita otros casos de víctimas de ETA como Jesús María González Iturero y José Luis Martínez Martínez, Alberto Martín Barrios y José Antonio Ortega Lara. «La lista de torturas ejercidas por ETA es interminable», ha abundado.

«Esfuerzo serio»

Por su parte, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura sí ha dado credibilidad al informe del Gobierno vasco sobre el maltrato policial. Jeroen Schokkenbroek, secretario ejecutivo de este comité, dependiente del Consejo de Europa, cree que el Ejecutivo autónomo ha hecho un «esfuerzo serio» con la elaboración del estudio y ha puesto en valor todas las iniciativas «que se realizan para que la verdad salga a la luz, principalmente para revelar lo que ha ocurrido en periodos difíciles y evitar que haya torturas y malos tratos».

Jeroen Schokkenbroek ha realizado estas declaraciones en el Parlamento Vasco, donde ha asistido invitado por el Ararteko para presentar el informe 2016, elaborado por el Comité Europeo sobre la situación del Estado español y donde ha sido preguntado por el estudio.

El representante del Comité Europeo ha aclarado que no conoce «exactamente» el contenido del estudio, pero ha explicado que los investigadores que realizaban el informe del comité sí conocían que se estaba realizando. «Nos pareció muy interesante, pero no hemos participado activamente en él», ha indicado.

Según ha recordado, el CPT hace principalmente una labor de «prevención» a nivel de toda Europa para que, cuando se produzca una denuncia de malos tratos o de tortura, «se ejerza el derecho a que se realice una investigación seria, en profundidad e incluso que entre en asuntos penales cuando lo requiera».

Recomendaciones

El informe del CPT descarta que los malos tratos estén generalizados en las prisiones españolas y subraya que la «gran mayoría» de las personas entrevistadas afirmaron ser tratadas correctamente, pero sí advierte de que su delegación ha tenido conocimiento de denuncias de exceso de la fuerza por parte de las autoridades españolas.

Por ello, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura y de las Penas o Tratos Inhumanos o Degradantes (CPT) realiza una serie de recomendaciones al Gobierno español para mejorar las condiciones en los centros penitenciarios, en especial pone el foco en la eliminación de la detención incomunicada y en la inmovilización mecánica de internos con fin de castigarles. «Buscamos que haya garantías de que la gente detenida pueda tener acceso libre a un abogado, que se puedan poner en contacto con su familia para indicarles el lugar de la detención, y acceso a médicos si es necesario. Todo esto con el fin de evitar que estas personas no reciban el trato adecuado», ha concluido Schokkenbroek.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos