Cifuentes comparecerá en la Asamblea el 4 de abril para explicar su máster

Cristina Cifuentes. / Paco Campos (Efe) I EP

Rajoy traslada a Cifuentes su «apoyo, reconocimiento y cariño» | La presidenta madrileña anuncia una querella criminal por sentirse víctima de una «cacería»

Nuria Vega / agencias
NURIA VEGA / AGENCIASMadrid

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, comparecerá el próximo 4 de abril en un pleno extraordinario de la Asamblea regional para dar explicaciones sobre las supuestas irregularidades del máster que cursó en la Universidad Rey Juan Carlos.

La Mesa de la Asamblea ha dado el visto bueno hoy a la celebración de un pleno extraordinario, según han informado a Efe fuentes parlamentarias.

Esta misma mañana, cinco días después de que estallara la polémica sobre si Cifuentes superó su máster en Derecho Autonómico de manera fraudulenta, la presidenta ha resuelto acudir a los tribunales por sentirse víctima de una «cacería». La líder territorial de los populares ha anunciado que es la «hora de la justicia» y que presentará una querella criminal contra el director de 'eldiario.es', Ignacio Escolar, y la redactora Raquel Ejerique por publicar las supuestas irregularidades en la obtención de su título.

La presidenta madrileña cuenta con el respaldo de Mariano Rajoy y la cúpula nacional del PP. Así lo ha garantizado el vicesecretario de Comunicación del partido tras la reunión habitual de los lunes en la sede de la calle Génova. «Lo que puedo transmitir es que tiene el apoyo, el reconocimiento y el cariño de la dirección», ha zanjado Pablo Casado en el mismo edificio en el que minutos antes la presidenta de la Comunidad de Madrid anunciaba la querella.

Fuentes del PP ubican en la esfera de lo personal el pulso que libra Cifuentes con los responsables del medio que destapó las supuestas irregulares en la obtención del título universitario. Y, en ese ámbito, respaldan a Cifuentes. No creen, en todo caso, que el asunto vaya a pasar factura política a la presidenta madrileña en el corto plazo. Entienden que Ciudadanos se está mostrando prudente en esta materia y cuestionan que al PSOE le interese una moción de censura.

Lo que sí ha querido descartar esta mañana Casado es que los «ataques» que denuncia Cifuentes vengan de dentro del partido. «En el PP no hay fuego amigo -ha rechazado-. Todo lo contrario. Somos un partido que siempre hemos demostrado generosidad en defender a nuestros compañeros cuando pensamos que tienen la razón y humildad si alguien lo ha hecho incorrectamente».

Por su parte, Cifuentes ha proclamado ante los suyos en el comité de dirección de su partido que «estamos viviendo el mundo al revés. Quienes más combatimos la corrupción y las malas artes, nos vemos señalados, perseguidos y calumniados, pero conmigo no van a poder, no van a poder, como no van a poder con vosotros, no van a poder con todos nosotros, que se enteren» y ha garantizado que las dudas sobre si se falsificaron dos notas del máster se fundamentan en «mentiras».

El discurso de la presidenta ha podido seguirse por televisión desde la sala de prensa del PP en la sede de la calle Génova. Cifuentes, sin embargo, no ha comparecido ante los medios. No ha mostrado nuevas pruebas ni documentos. Entiende que ya ha tratado de demostrar con papeles que no recibió ningún «trato de favor» y que ahora irá, a título personal y no como presidenta de los populares o de la Comunidad de Madrid, a la justicia.

Más alumnos con «errores informáticos»

Fuentes de su entorno han insistido en que no fue la única alumna de ese curso que sufrió «errores informáticos» en su expediente y han garantizado que la Universidad Rey Juan Carlos tiene permiso para publicar el trabajo de fin de máster que la dirigente popular supuestamente defendió el 2 de julio en cuanto aparezca. Sigue siendo la pieza del puzzle que hace desconfiar a la oposición.

Esta no es la única «operación», en todo caso, que detecta Cifuentes con el ánimo de «destruirle» tanto política como personalmente. Hoy ha recordado su comparecencia de la semana pasada ante la comisión del Congreso que investiga la supuesta financiación irregular del PP. Ha denunciado que los partidos dieran pábulo a Francisco Granados, que vinculó a la presidenta con las campañas presuntamente fraudulentas del partido en Madrid por su «relación sentimental» con Ignacio González. Unas declaraciones que ha tachado de «machistas» y que, de manera indirecta, atribuye a su política de «tolerancia cero» con la corrupción.

«En los últimos tiempos yo estoy siendo objeto de ataques feroces y el PP de Madrid también. Ataques despiadados. La lucha de mi Gobierno contra la corrupción, levantar alfombras, abrir ventanas, regenerar la vida política y las instituciones, afecte a quien afecte y caiga quien caiga, indudablemente tiene un alto precio», ha sentenciado. Si apunta o no a fuego amigo, sin embargo, los suyos no lo concretan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos