La carta de Natxo Parada, víctima de ETA: «Yo no lo volveré a ver»

Toda mi familia y yo tenemos que desplazarnos hasta el cementerio para llorar a mi padre

Alfonso Parada Ulloa fue asesinado el 8 de mayo de 1998./Covite
Alfonso Parada Ulloa fue asesinado el 8 de mayo de 1998. / Covite
NATXO PARADA

Hola, Igor Martínez de Osaba: Soy Natxo Parada, hijo del subteniente Alfonso Parada Ulloa; sí, aquel al que tú y tus amigos asesinasteis o ejecutasteis, como soléis decir, de un tiro en la nuca el 8 de mayo de 1998.

Te escribo estas palabras para decirte que he leído una fantástica entrevista en la cual una madre (tu madre) ensalza a su hijo en la gloria y el heroísmo. En esa entrevista, publicada en la revista que edita la Asociación de Concejos de Álava, tu madre se queja de que su familia tiene que desplazarse para ver qué tal estás. Igual que toda mi familia y yo tenemos que desplazarnos hasta el cementerio para llorar a mi padre. Pero no es comparable. Ellos se ven obligados a desplazarse a consecuencia de algo que te has buscado tú; nosotros, por un tremendo asesinato que has ocasionado tú.

También dice tu madre que antes solo pensaba en las frutas de su tienda; mi padre en sus pájaros. Ella puede seguir con sus frutas, mi padre, no. Nunca más podrá.

También dice que ellos no han elegido esta situación, pero tú has ocasionado la nuestra. También dice «que hay que sacar fuerzas de donde no hay. No queda otra. Pero se me está haciendo muy largo y todavía me queda...» ¿Largo?

Largo se me está haciendo a mí que no lo volveré a ver. Que tengo tantas cosas que contarle, tanto que vivir a su lado. A ti algún día te volverán a ver; eso sí, espero que aunque te vean de vez en cuando no te conozcan.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos