Los Bizkor de la Ertzaintza llevan sus reivindicaciones a las puertas del Parlamento vasco

Los Bizkor, en la protesta frente al Parlamento vasco./E.C.
Los Bizkor, en la protesta frente al Parlamento vasco. / E.C.

Los agentes siguen denunciando un calendario de trabajo «esclavista» y que no cuentan con la formación continua específica necesaria

ELCORREO.COM

La Unidad de Apoyo de la Brigada Móvil de la Ertzaintza, de la que forman parte los Bizkor -la Brigada de Respuesta Inmediata-, han continuado este viernes con sus protestas por sus condiciones laborales, un calendario de trabajo «esclavista» y por la ausencia de una formación continua específica necesaria para sus labores. En esta ocasión se han concentrado a las puertas del Parlamento vasco, donde han mostrado una pancarta que rezaba «Brigada móvil. Condiciones dignas ya. Bizkor-PRI»

Las movilizaciones comenzaron hace casi un mes, el día 4 de octubre, cuando unos 200 agentes se manifestaron frente a las instalaciones de la Brigada Móvil en Iurreta. Representantes de los sindicatos Erne, Esan, ELA, Sipe y Euspel coincidieron en denunciar que los agentes de dicha una unidad -unos 230- tienen un calendario de trabajo «esclavista» y no cuentan con la formación continua específica necesaria para el desempeño de determinadas labores de las que se ocupan.

El responsable de Erne, Roberto Seijó, señaló que estos agentes, que tienen funciones importantes en materia antiterrorista a través de la llamada unidad de intervención rápida, sufren cambios «continuos» en sus horarios laborales y tienen un problema de falta de formación.

Se trata, según explicó, de un colectivo que sufre un elevado nivel de peligrosidad ya que interviene en situaciones graves y urgentes. «Esta gente está reventada» y quiere «expresar su hartazgo» al Departamento de Seguridad del Gobierno vasco porque «no da solución» a sus problemas, señaló el responsable de Erne.

Por su parte, el representante de Sipe Juan Carlos Sáenz coincidió en el análisis de la situación que padecen estos agentes, a quienes, según dijo, se cambia «constantemente» de turnos, lo que repercute en su vida personal y también en la seguridad en el desarrollo de un trabajo que «es estresante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos