EH Bildu sube la presión sobre Podemos en la reforma del Estatuto

Imagen de este miércoles de la Ponencia de Autogobierno./Blanca Castillo
Imagen de este miércoles de la Ponencia de Autogobierno. / Blanca Castillo

La coalición soberanista afirma que los morados están permitiendo que los socialistas tengan capacidad de «veto»

DAVID GUADILLA

La reforma del Estatuto que se negocia en el Parlamento superó este miércoles otra etapa antes de llegar a una meta que aún queda muy lejos. Pero una vez más solo ha servido para escenificar las diferencias existentes y el papel que tiene Elkarrekin Podemos en unas conversaciones que siguen bloqueadas. La presión hacia la coalición morada ha subido varios grados después de que EH Bildu le haya instado a dejar de hacer seguidismo del PSE. Porque según la coalición soberanista, Podemos está permitiendo que los socialistas tengan capacidad de «veto».

Maddalen Iriarte ha explicado tras la reunión de la ponencia que se han demostrado importantes «puntos en común», sobre todo, entre EH Bildu y el PNV.

Lo que este miércoles hicieron los partidos es presentar sus propuestas sobre el título preliminar, una especie de preámbulo desarrollado. De ahí que muchas de las diferencias que surgieron hace una semana hayan resurgido hoy tal y como ha admitido Borja Semper, del PP. «Continúa la aproximación entre el PNV y Bildu», ha dicho. Los populares apuestan por calcar el título preliminar del actual Estatuto, los socialistas por incluir una carta de derechos y obligaciones y los nacionalistas insisten en el reconocimiento de Euskadi como sujeto político. Las cinco formaciones se han dado de plazo una semana. Será dentro siete días cuando se vote el preámbulo y el título preliminar.

Los partidos saben que han llegado a un punto trascendental en las conversaciones. Las evidentes contradicciones existentes a la hora de redactar el preámbulo han obligado a las cinco formaciones a intentar rodear los obstáculos para seguir avanzando.

Elkarrekin Podemos, PSE y PP no ocultaron su malestar con el texto remitido la semana pasada por el PNV. Aunque los jeltzales subrayaron que se trataba de un documento de máximos, una especie de punto de partida negociador, los tres partidos citados encendieron las alarmas. Sobre todo, porque la ponencia lleva ya varios en años en marcha, llega la hora de ir concretando y el PNV mantiene sus tesis soberanistas. Unas propuestas que solo agradan, y con matices, a EH Bildu.

A la espera de que el texto sea remitido a lo expertos que deberán elaborar un articulado que sirva de base para el futuro Estatuto, algo para lo que todavía no hay fecha, la redacción de la futura carta autonómica se ve todavía muy lejana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos