Bilbao acoge este sábado una manifestación por los presos de ETA

Kepa Junkera, el payaso Porrotx y el bertsolari Beñat Gaztelumendi han estado en la rueda de prensa./Yvonne Fernández
Kepa Junkera, el payaso Porrotx y el bertsolari Beñat Gaztelumendi han estado en la rueda de prensa. / Yvonne Fernández

La marcha estará precedida de una serie de actos en El Arenal entre los que destacan un concierto de Kepa Junkera y una actuación del payaso Porrotx

Silvia Cantera
SILVIA CANTERA

Este sábado Bilbao acogerá una manifestación por los presos de ETA. La plataforma Sare ha vuelto a convocar a la ciudadanía para que participe en una marcha que arrancará en La Casilla y finalizará frente al Ayuntamiento. «Nos juntaremos un año más, para que quede un año menos», ha apuntado este miércoles el portavoz Joseba Azkarraga sobre el acercamiento de los reclusos. «Esperamos que sea el impulso definitivo».

A la tradicional manifestación, que exigirá una mejora en las condiciones de los reclusos enfermos, le precederán una serie de actos festivos en El Arenal. Kepa Junkera tocará junto al grupo Sorgiñak y el payaso Porrotx hará una actuación «dedicada especialmente a Xua, Haitz e Izar, las niñas que continúan en prisión con sus amas». El grupo Anita Parker también se subirá al escenario y horas antes se realizará un recital con los bertsolaris Oihana Bartra, Miren Amuriza, Beñat Gaztelumandi y Amets Arzallus. La jornada comenzará con una mesa redonda en la que participarán el exlíder de la CUP David Fernández, el activista colombiano Mario H. Calixto, Anaiz Funosas, de Bake Bidea, y el propio Joseba Azkarraga.

A lo largo de este año, Sare valora que se hayan producido «avances importantes en la acumulación de fuerzas en aras de poner fin a la vulneración de derechos» de los presos y sus familias. La plataforma también ha aplaudido la movilización que se produjo en abril en Bayona con el desarme de ETA, pero denuncia que la dispersión «vengativa» continúe vigente. «Esta política supone que una familia, de media, debe recorrer el equivalente a una vuelta y media al mundo para visitar a su familiar preso durante escasos 30 o 40 minutos», ha denunciado Azkarraga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos