El Ayuntamiento de Barcelona se plantea ahora colocar bolardos en las zonas de riesgo

Las Ramblas de Barcelona.
Las Ramblas de Barcelona. / EFE

Se baraja esta medida en el entorno de la Sagrada Familia, pero no en las Ramblas

CRISTIAN REINO

El Ayuntamiento de Barcelona sopesa dar un giro en su política preventiva de atentados y en la Junta Local de Seguridad que se celebrará el próximo miércoles podría acordar la instalación de bolardos en las zonas de mayor asistencia de turistas, como el entorno de la Sagrada Familia. No así en las Ramblas, según aseguró ayer a este periódico el teniente de alcalde, Gerardo Pisarello. A la reunión acudirán el delegado del Gobierno en Cataluña, el jefe superior del Cuerpo Nacional de Policía en la comunidad, el director general de los Mossos d’Esquadra y el coronel jefe de la comandancia de la Guardia Civil de Barcelona. La cita servirá para evaluar el dispositivo a raíz del atentado y «los planes de mejora que lógicamente se tienen que poder hacer», señaló el consejero de Interior, Joaquim Forn.

Noticias relacionadas

Según Pisarello, la colocación de bolardos estará sobre la mesa de la reunión. No tanto para las Ramblas, ya que podrían no tener sentido si los terroristas entraran a la artería más famosa de la ciudad condal por las calzadas laterales, pero «sí en los puntos más masivos de la ciudad».

Colau, «de muy mala fe»

Aun así, Pisarello criticó una cierta obsesión por las barreras físicas, y defendió que hay medidas alternativas que pueden ser más efectivas, como aumentar la presencia policial. «Todo es posible, está por ver qué depara la reunión con los mandos policiales», dijo.

La no colocación de barreras móviles de hormigón generó un cruce de declaraciones entre los responsables municipales de Barcelona y el Gobern. La alcaldesa, Ada Colau, negó haberse opuesto a su instalación y apuntó la responsabilidad a la Generalitat, que tiene las competencias en seguridad ciudadana. Ayer, el conseller de Presidència y portavoz del Govern, Jordi Turull, adujo «razones técnicas» para no colocar las barreras y envió un mensaje a Colau. «Se optó por refuerzos en puntos estratégicos y se respetó por parte de todos. Entrar en esto es de muy mala fe», criticó Turull.

Fotos

Vídeos