El pnv aprieta a su socio

La negativa del PSE a aceptar cambios del PP en la reforma fiscal aumenta el temor del PNV aque no prosperenlas Cuentas vascas

El pnv aprieta a su socio
Alberto Ayala
ALBERTO AYALA

Resta casi un mes por delante, cuatro semanas exactamente. Es decir, que la partida final no ha hecho sino comenzar. Pero empieza a crecer la inquietud tanto en Ajuria Enea como en Sabin Etxea ante la persistente negativa de su socio institucional, el PSE, a retocar la ‘minireforma fiscal’ pactada entre ambas formaciones.

El partido que lidera Ortuzar se muestra abierto a atender algunas de las demandas fiscales planteadas por los conservadores por tres razones. Para que la reforma prospere en los tres territorios, incluido Álava, donde PNV y PSE necesitan de los votos del PP para que las Juntas Generales, el Parlamento provincial, den su visto bueno. Porque buena parte del PNV cree, como Alfonso Alonso y los suyos, que rebajar algunos tipos a los empresarios haría más competitivo al País Vasco. Y, sobre todo, para que los conservadores permitan con sus votos la aprobación del proyecto de Presupuestos Generales de Euskadi para 2018 en el Parlamento de Vitoria.

La secretaria general socialista, Idoia Mendia, encendió algunas alarmas en las filas jeltzales este miércoles con sus declaraciones al término del encuentro que mantuvo con la patronal vizcaína Cebek. Mendia quiso marcar territorio y defendió la reforma pactada con sus socios peneuvistas como «la mejor posible». «Ese compromiso ha costado mucho tiempo y mucho esfuerzo» como para cambiarlo ahora en quince días, enfatizó.

Álava marcará el camino para que Euskadi y España, Urkullu y Rajoy, tengan Presupuestos

La réplica jeltzale no tardó. Llegó ayer de labios de Ramiro González, diputado general de Álava, unico territorio en el que la ‘minireforma’ sólo prosperará si recibe el plácet de un tercer partido. Descartados EH Bildu y Podemos por sus postulados, el único invitado posible es el PP.

En un mensaje dirigido a los conservadores pero, esencialmente a sus aliados socialistas, González defendió la necesidad de ser «flexibles» y dijo que él, es decir el PNV, sí que están abiertos a «incorporar propuestas» de los conservadores. Para que los cambios fiscales sean también de aplicación en Álava. Pero, sobre todo, para que Euskadi tenga Presupuestos en 2018. «Sólo con flexibilidad y voluntad real de diálogo conseguiremos ampliar el acuerdo», enfatizó.

Y es que Álava va a marcar, posiblemente, el camino y a despejar la doble incógnita de si Euskadi, primero, y España, después, cuando Cataluña tenga nuevo Gobierno, van a tener o no Cuentas el próximo ejercicio.

Así pues, más pronto que tarde, jeltzales y socialistas van a tener que sentarse otra vez y explorar si es posible conciliar las exigencias del PP y las del PSE. De si es posible rebajar algún tipo a cambio de endurecer ciertas deducciones. Que la eventual cesión del PSE no sea gratuita sino que haya contrapartidas.

Si al final no hubiera fumata blanca la ‘minireforma’ pactada por peneuvistas y socialistas no prosperará en el menor de los territorios vascos. Pero lo fundamental es que hará prácticamente imposible que el PP apoye las Cuentas de Urkullu. Si tal cosa sucediera, sobra decir que el ‘no’ jeltzale a los Presupuestos de Rajoy puede darse por descontado, lo que dificultaría la continuidad de la legislatura en España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos